En Chile, a pesar de tener una ley que las prohíbe, aún se siguen usando bolsas plásticas en el comercio

El Día Internacional sin Bolsas Plásticas se estableció con el objetivo de crear conciencia sobre el impacto negativo de las bolsas de plástico en el medio ambiente y promover alternativas más sostenibles. Estas bolsas son un problema grave porque son de un solo uso y se desechan fácilmente.

La fecha específica del 3 de julio no está relacionada con un evento histórico o una razón particular, pero se eligió para destacar la necesidad de abordar este problema global. Es un recordatorio para que las personas, las organizaciones y los gobiernos tomen medidas para reducir el consumo de bolsas de plástico y fomentar su sustitución por opciones más ecológicas, como bolsas reutilizables biobasadas.

En Chile, según datos del Ministerio de Medio Ambiente, el 95 % de los ciudadanos está de acuerdo con prohibir las bolsas plásticas. La necesidad de prohibir o regular el uso de bolsas plásticas obedece a varias razones:

 

1.     Impacto ambiental: Las bolsas plásticas tienen un impacto significativo en el medio ambiente. Son de un solo uso y suelen ser desechadas después de un corto período de uso. Como resultado, millones de toneladas de bolsas plásticas terminan en vertederos o se dispersan en los océanos y otros ecosistemas naturales. Estas bolsas pueden tardar cientos de años en degradarse, lo que significa que permanecen en el medio ambiente durante mucho tiempo, causando contaminación y daños a la fauna y flora.

 

2.     Contaminación del agua y los suelos: Las bolsas plásticas, cuando se descomponen en fragmentos más pequeños, pueden contaminar los cuerpos de agua y los suelos. Estos fragmentos plásticos, conocidos como microplásticos, son ingeridos por la vida marina y los animales terrestres, lo que puede provocar graves consecuencias para su salud y la cadena alimentaria en general.

 

3.     Amenaza para la vida silvestre: Muchos animales, como aves, peces y mamíferos marinos, confunden las bolsas plásticas con alimento y las ingieren, lo que puede causar asfixia, bloqueo del sistema digestivo y la muerte. Además, los animales pueden quedar atrapados en las bolsas, lo que dificulta su movimiento y supervivencia.

 

4.     Consumo excesivo de recursos: La producción masiva de bolsas plásticas requiere grandes cantidades de petróleo y energía. Al prohibir las bolsas plásticas, se puede reducir el consumo de estos recursos no renovables y disminuir la huella de carbono asociada con su producción y eliminación.

 

5.     Fomento de alternativas sostenibles: Al prohibir las bolsas plásticas, se impulsa el uso de alternativas más sostenibles, como bolsas reutilizables vegetales de origen biobasado. Estas bolsas son menos dañinas para el medio ambiente, ya que se pueden utilizar varias veces antes de desecharlas.

Eliana Moreno, Cofundadora UNIBAG.

La prohibición de las bolsas plásticas es una medida importante para abordar el problema de la contaminación plástica y fomentar prácticas más responsables y sostenibles en relación con el consumo y la gestión de residuos. Al promover cambios en los hábitos de consumo y alentar la adopción de alternativas más amigables con el medio ambiente, podemos reducir significativamente el impacto negativo de las bolsas plásticas en nuestro planeta.

 

En Chile, desde 2018 existe la ley 21.100 conocida como ley Chao Bolsas plásticas, que prohíbe la entrega y venta de bolsas plásticas a los establecimientos de comercio. Esta ley incluye en la prohibición a las bolsas plásticas de un solo uso, las reutilizables, las biodegradables y las bolsas que se utilizan para los despachos de comercio electrónico, siempre que contengan plástico derivado del petróleo en su composición. No se

incluyen en esta ley las bolsas o embalajes que se utilizan como envase primario de alimentos, frutas y verduras.

 

Según estimaciones del Ministerio del Medio Ambiente de Chile, antes de la implementación de la ley, se consumían aproximadamente 3.400 millones de bolsas plásticas al año en el país. La implementación de la ley ha tenido un impacto significativo en la reducción del consumo de bolsas plásticas en el país. En el primer año de implementación de la ley (2019), se estima que se dejaron de utilizar casi un 65% de las bolsas plásticas que se usaban, según MMA.

Las bolsas que surgieron como sustituto ideal de las bolsas plásticas en Chile son:

-       Bolsas reutilizables vegetales. Son bolsas reutilizables fabricadas con un polímero llamado PLA (Acido poliláctico), derivado del almidón de maíz que no contiene ningún derivado del petróleo en su composición, por lo que son 100% biobasadas y además son compostables. 

-       Bolsas de algodón. Estas bolsas de tela están permitidas cuando su fabricación es 100% algodón. No obstante, es normal ver en el mercado bolas que contienen mezcla de algodón y poliéster.

-       Bolsas de papel. Estas bolsas son ampliamente utilizadas por los supermercados para despacho a domicilio y por todas las tiendas, por su bajo precio pero no resuelven el problema de cambio de hábito hacia la reutilización y no evita la generación de residuos.

No obstante, a pesar de haber varias opciones de bolsas que se pueden usar, hoy hay una gran confusión en el mercado y se siguen usando bolsas plásticas prohibidas por la ley, tales como:

-       Bolsas plásticas de un solo compostables o biodegradables: Estas bolsas son fabricadas mayormente con un polímero llamado PBAT, el cual es derivado del petróleo, a pesar de ser compostable. 

-       Bolsas plásticas reutilizables derivadas de caña de azucar: Estas bolsas contienen un porcentaje de plástico derivado del petróleo y además no resuelven el problema de la contaminación por plástico porque demoran 400 años en degradarse y tienen un peso 7 veces superior a las bolsas plásticas de un solo uso que reemplazan.

-       Bolsas de TNT o polipropileno laminadas: Estas bolsas reutilizables son fabricadas con polímeros derivados del petróleo y están prohibidas cuando se usan en un establecimiento de comercio.

-       Bolsas para comercio electrónico compostables o biodegradables: Al igual que las bolsas plásticas de un solo uso compostables, estas bolsas fabricadas mayormente con el polímero PBAT son derivadas del petróleo, a pesar de ser compostables.

Según Eliana Moreno, co-fundadora de Unibag, la principal fábrica de bolsas reutilizables en Chile, “El uso de bolsas plásticas prohibidas por la ley obedece principalmente a dos razones: 1) la falta de conocimiento por parte de usuarios y empresas de los alcances completos de la ley chao bolsas plásticas y 2) la falta de fiscalización de parte de los municipios, quienes son los encargados de aplicar la ley en los casos concretos”.

Por otro lado, existe una falta de reciclaje real de las bolsas plásticas que se usan en la actualidad. Según el último informe publicado por ANIR (Asociación Nacional de la Industria del Reciclaje) sobre el polietileno (PE, principal material de las bolsas plásticas), hasta el 2021 sólo el 27% de las bolsas plásticas es realmente reciclado y el 73% termina en rellenos sanitarios o contaminando el medio ambiente. En 2018 cayó un 18% la cantidad disponible de bolsas a reciclar en Chile gracias a la ley chao bolsas, pero en 2021 aumentó un 14% producto de la importación de bolsas para empaque y bolsas reutilizables de polietileno (son las bolsas derivadas de caña de azucar).

 

Este 3 de Julio, Día Internacional sin bolsas plásticas, es un día para reflexionar sobre el consumo que se sigue haciendo de bolsas plásticas en nuestro país y las graves consecuencias que esto tiene para nuestro medio ambiente, a pesar de contar en Chile con una ley que las prohíbe.

 

Columna adicional

 

Desde hace unos años, en julio no sólo se conmemora el Día Internacional sin bolsas plásticas, sino que también han ganado protagonismo las campañas #Julio sin plásticos y #Julio sin desechables, con el objetivo de concienciar sobre los problemas ambientales asociados con el uso excesivo de plásticos y el uso excesivo de elementos de un solo uso. La intención de estas campañas es fomentar cambios en los hábitos de consumo para priorizar el uso de productos reutilizables que promuevan la economía circular. Consiste en dejar de pensar en el reciclaje como una alternativa sostenible y preferir la reutilización para evitar la generación de los residuos, bajo el lema: “El mejor residuo es el que no se genera”.

Partners

MUNDO SOSTENIBLE

NUEVO CAPÍTULO

Ediciones Especiales

Juan Andrés Salamanca, gerente comercial de Hidronor Chile, comenta sobre el reciclaje de paneles solares fotovoltaicos, la nueva apuesta de la empresa en economía circular.

 

VER VÍDEO

Javier Ramírez, CEO de Green Leader, señala que en la compañía han desarrollado un software que permite la correcta trazabilidad de desechos generados en la minería, así como su recuperación y segunda vida.

 

VER VÍDEO

Gianfranco Ragliani, gerente de sustentabilidad de Tetra Pak, señaló que la compañía, fabricante de envases de papel para líquidos a nivel mundial, está desarrollando productos 100% reciclables y que, próximamente, abrirá en Chile una planta de reciclaje para 6 mil toneladas.

VER VÍDEO