Un acuerdo nacional por el átomo más simple: H2 verde

“Chile requiere atraer inversiones para cumplir con los principales hitos planteados en la Estrategia Nacional del Hidrógeno, contar con seguridad jurídica y regulación habitante para dar luz verde a los proyectos de hidrógeno, formar capital humano de calidad que sea capaz de proveer soluciones técnicamente factibles, económicamente viables y ambientalmente benignas”.

 

Dr. Lorenzo Reyes-Bozo

Decano Facultad de Ingeniería, Director Grupo de Investigación en Energía y Procesos Sustentables - Universidad Autónoma de Chile

Para nadie es un misterio el potencial renovable de Chile, el cual, supera los 2 Teravatios, destacando en la zona norte del país la energía solar y en el extremo sur, la energía eólica. Las distintas tecnologías asociadas a la explotación de estas fuentes renovables de energía ya están disponibles a escala comercial. Se espera que, la matriz energética a nivel mundial para el año 2050 se cimente en fuentes solares y eólica de energía, alcanzando un 60% de participación. 

 

"Se espera que, la matriz energética a nivel mundial para el año 2050

se cimente en fuentes solares y eólica de energía, alcanzando un 60%

de participación"

 

Chile no solo posee recursos renovables de energía, en una cantidad comparable a los actuales productores de petróleo que proveen de energía sucia al planeta, sino que también, posee calidad de los recursos renovables. Por ejemplo, el Desierto de Atacama tiene los índices de radiación solar más altos del planeta, alcanzado promedios entre los 5 y 12 kWh/m2 para el invierno y el verano para la radiación global horizontal (GHI), lo cual, entrega la factibilidad técnica para el desarrollo de proyectos solares. Asimismo, las velocidades de viento permiten la concreción de proyectos eólicos, como los actuales proyectos de la Región de Magallanes.

 

"El desierto de Atacama tiene los índices de radiación solar más altos

del planeta, alcanzado promedios entre los 5 y 12 kWh/m2 para el invierno

y el verano para la radiación global horizontal"

 

Con esto, nuestro país puede producir energía limpia y renovable, excediendo varias veces su consumo interno. Por ello, es fundamental contar con un vector energético que permita hacer gestionables estas fuentes renovables de energía y posibilite la exportación de energía limpia para descarbonizar actividades productivas, el transporte y toda aquella actividad humana que aún sustenta su desarrollo en combustibles fósiles. En este contexto, el hidrógeno verde jugará un rol clave y nuestro país puede ser un proveedor mundial de energía limpia que permita mitigar los impactos del cambio climático.

 

"El hidrógeno verde jugará un rol clave y nuestro país puede ser un

proveedor mundial de energía limpia que permita mitigar los impactos

del cambio climático"

 

Desde el punto de vista técnico, ya existe la tecnología para producir hidrógeno verde a partir de fuentes renovables de energía, usando electrolizadores poliméricos o alcalinos, ya disponibles a escala comercial. También, ya se encuentran disponibles contenedores que permiten almacenar el hidrógeno comprimido a 350 bar, 700 bar o presiones superiores. Asimismo, ya existen aplicaciones de pilas de combustibles que permiten el uso del hidrógeno como combustible para producir electricidad y vapor de agua. A partir del hidrógeno verde, también existe tecnología para producir combustibles sintéticos (e-fuels), amoníaco verde, metanol renovable, entre otros derivados.

 

Si Chile cuenta con la cantidad y calidad de fuentes renovables de energía y, analizado el ciclo de vida de la cadena de valor del hidrógeno, existe la tecnología para producir, almacenar, transportar y usar el hidrógeno verde ¿cuáles serán los principales desafíos para avanzar en la economía del hidrógeno en nuestro país?

 

"Si Chile cuenta con la cantidad y calidad de fuentes renovables

de energía (...) ¿cuáles serán los principales desafíos para avanzar

en la economía del hidrógeno en nuestro país?"

 

Chile requiere atraer inversiones para cumplir con los principales hitos planteados en la Estrategia Nacional del Hidrógeno, contar con seguridad jurídica y regulación habitante para dar luz verde a los proyectos de hidrógeno, formar capital humano de calidad que sea capaz de proveer soluciones técnicamente factibles, económicamente viables y ambientalmente benignas y avanzar en un acuerdo nacional de largo plazo, que considere una política de Estado y no de un gobierno en particular, proyectando la ruta de la economía del hidrógeno verde, con objetivos y metas establecidas para el 2030, 2050 y 2100. Un amplio consenso social permitirá la construcción -por ejemplo- del proyecto “Gente Grande” en Magallanes instalando 300 aerogeneradores en una de las zonas con menor intervención humana del planeta. Una alternativa, sería avanzar en proyectos eólicos off-shore con menor impacto visual y en las comunidades. Por lo tanto, Chile tiene una oportunidad histórica para sustentar su economía en una fuente renovable, ayudando al planeta en su transición energética hacia cero emisiones. 

 

Colaboración de:


Dr. Lorenzo Reyes-Bozo

Decano Facultad de Ingeniería

Director Grupo de Investigación en Energía y Procesos Sustentables

Universidad Autónoma de Chile


Corporativos

Mario Gómez, Presidente TCI Gecomp: “El hidrógeno y la economía circular: energía, agua, alimentos”

Juan Francisco Richards, Gerente Desarrollo Nuevos Negocios, Gasco: “Tecnologías para el Hidrógeno Verde en Chile”

Rebeca Poleo, Líder H2 & Gas Tractebel Engineering SA:

“Principales Riesgos y su Gestión en Proyectos de Hidrógeno Verde”