Fundación Tierra Austral logra el primer acuerdo corporativo para la conservación de tierras en Chile

Durante el mes de marzo, Chile logró un importante acuerdo medio ambiental que busca promover la conservación de un terreno con más de 400 hectáreas en las cercanías de Puerto Montt.

A partir de hoy, los habitantes y turistas de Puerto Montt puertomontinos y puertomontinas podrán seguir navegando con tranquilidad en el Lago Chapo y observar las noblezas de un bosque templado compuesto por cientos de coigües, alerces, raulíes y ulmos, el cual a partir de marzo aseguró un paisaje a perpetuidad. 

Este escenario será posible gracias a un acuerdo voluntario entre privados, enmarcado en el primer Derecho Real de Conservación Corporativo en Chile, que logró la Fundación Tierra Austral con la empresa Colbún, para la conservación ambiental de 430 hectáreas en Lago Chapo, en la capital de la región de Los Lagos. 


“Este acuerdo asegura que el terreno no será construido ni explotado, sin importar quiénes sean sus dueños, preservando sus inigualables características en materia de flora y fauna a lo largo de los años”, comentó Victoria Alonso, ingeniera agrónoma y Máster en Ciencias en Sustentabilidad Ambiental, y directora ejecutiva de Fundación Tierra Austral. 


Asimismo enfatizó que “el terreno posee un valor de existencia, es decir, sólo por existir, ya todos ganamos, tanto por su agua limpia y diversidad. Por eso mismo, el acuerdo -al cual llegaron ambas partes- protegerá la zona de cualquier tipo de actividad que altere su valor natural, establecido previamente”. 


Para lograr este objetivo, la experta detalló que en un futuro sólo se podrán desarrollar actividades limitadas, en 2 lugares específicos habilitados para el turismo ecológico de baja intensidad, como un mirador o un sendero, excluyendo otro tipo de acciones como la extracción de madera, la venta de parcelas o la construcción de complejos turísticos.


Sumado a lo anterior, desde la Fundación Tierra Austral -el primer “Land Trust” u Organización Garante de Conservación (OGC) de Chile- también asumen la responsabilidad de ir una vez al año para corroborar la conservación de la zona. Para ello, en los próximos meses planean estudiar en detalle la flora y fauna de la zona que rodea al Lago Chapo. 


El acuerdo, “viene a confirmar y legalizar un compromiso de conservación, una herramienta verificable, medible, confiable y que viene a poner una primera piedra en un ámbito en el cual antes se hacía lo que se podía”, agregó Victoria Alonso, quien también sostuvo que “subió la vara de la conservación en Chile y ahora tenemos que trabajar para sostener este principio”.


¿Cómo funciona?


El Derecho de Conservación, es un nuevo tipo de derecho real promulgado en junio 2016 (Ley 20.930), donde se establece la facultad de conservar el patrimonio ambiental de un predio o ciertos de sus atributos o funciones. Se acuerda voluntariamente entre el propietario del predio y un tercero interesado en la conservación de este. 


“Esta es una ley muy amplia, la cual se diseñó intencionalmente así para que cada DRC se analice caso a caso, permitiendo acordar distintos usos sostenibles de conservación”, explicó Victoria, quien participó activamente junto a Tierra Austral en la creación de esta ley, la cual significó agregar una categoría adicional en el código civil, hecho que ha ocurrido solamente cuatro veces en la historia de Chile. 


“Chile es el primer país de código civil que hace esta modificación y ha llamado mucho la atención en otros países como Argentina, México y España”, agregó. 


Sin embargo, dadas sus especificaciones generales, Victoria advierte que potencialmente se podría dar un mal uso del DRC, por lo cual, como parte de una iniciativa financiada por el Ministerio de Energía de Chile y Corfo, la Fundación -en conjunto con “Así Conserva Chile”- elaboraron tres estándares vinculados a la conservación privada de tierras, disponibles para su implementación en www.estandaresparaconservar.cl. 


Estos estándares poseen diversos beneficios, entre ellos la entrega de credibilidad, orientación, como también así la base de un sistema de certificación. Asimismo, podrían generar beneficios tributarios en un futuro, en caso de ser correctamente aplicados. 


Actualmente, Tierra Austral busca replicar este acuerdo en otras zonas y con más actores. Para ello se encuentra en conversaciones avanzadas con más de 30 propietarios distribuidos de Arica a Magallanes interesados en generar un nuevo DRC. 


Victoria Alonso es Ingeniera Agrónoma PUC, Máster en Ciencias en Sustentabilidad Ambiental de la Universidad de Edimburgo, Reino Unido, especializada en políticas públicas y desarrollo de incentivos para la protección del medio ambiente. Victoria posee más de 20 años de experiencia tanto en el sector público como en el privado, ha trabajado en áreas de diseño de instrumentos de gestión, propuestas de legislación y desarrollo de proyectos de conservación de la naturaleza y protección del medio ambiente. Desde el año 2013 a la fecha, ha trabajado en el desarrollo de medidas de compensación apropiadas en biodiversidad tanto en el sector minero como en el energético. 


Más información sobre Fundación Tierra Austral en www.fundaciontierraaustral.cl

Corporativos

Estudios de Fraunhofer Chile para desarrollar electromovilidad en la agricultura

“El gas podría sustituir al diésel en transporte pesado urbano y por carretera”

Cargadores ultrarrápidos de ABB pueden abastecer a un bus eléctrico en seis minutos