Cero emisiones para el 2050: Un desafío titánico

“Para avanzar en la reducción de emisiones, la incorporación de energía renovable como la solar y eólica, más el desarrollo del vector energético hidrógeno, serán una pieza clave para disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero del sector energético”.

 

 

 

Dr. Lorenzo Reyes-Bozo

Decano Facultad de Ingeniería, Director Grupo de Investigación en Energía y Procesos Sustentables - Universidad Autónoma de Chile

Las emisiones de gases de efecto invernadero han alcanzado niveles históricos. La evidencia científica asociada al calentamiento global está disponible y su evolución, impactos y proyección de aumento global de temperatura se resumen en el último reporte del IPCC (Panel Intergubernamental para el Cambio Climático). Avanzar hacia cero emisiones netas de carbono al 2050 es un desafío titánico. Pero ¿qué tasa de reducción de emisiones es necesaria para lograr la meta del año 2050? 

 

"Para avanzar a las cero emisiones en 2050 será necesaria

una participación de un 85% de las energías renovables".

 

Para que nuestro planeta logre la meta de cero emisiones netas de carbono al año 2050, el sector energético debe reducir sus emisiones en un 30% para el año 2030 y un 75% para el año 2040, considerando como base de análisis el año 2019. Si consideramos que durante el periodo 2015-2020 las emisiones de este sector aumentaron un 0,9% anual, es una tarea compleja reducir las emisiones con una tasa anual sobre el 3,0%. Para avanzar en la reducción de emisiones, la incorporación de energía renovable como la solar y eólica, más el desarrollo del vector energético hidrógeno, serán una pieza clave para disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero del sector energético. Actualmente, sobre un 80% de la energía primaria se basa en combustibles fósiles, mientras que un 12% lo contribuye las renovables. Para avanzar a las cero emisiones en 2050 será necesaria una participación de un 85% de las energías renovables. Para lograr este desafío, nuestro país puede contribuir a la carbono neutralidad a través del cumplimiento de los hitos de la estrategia nacional de hidrógeno verde.

 

"Nuevamente, el vector energético hidrógeno puede ser una

clave para la electromovilidad, considerando el avance en pilas

de combustible, la producción de combustibles sintéticos, la producción de amoniaco y metanol renovables, entre otras".

 

Otro sector de interés es el de transporte y movilidad. A nivel mundial, el transporte es responsable del 25% de las emisiones de CO2, alcanzando unos 8 Gt CO2. Las emisiones del transporte deben disminuir un 11% para el 2030 y luego un 80% para el año 2040, considerando como línea base las emisiones del año 2019. De esta forma, se podrá llegar a las cero emisiones al año 2050. Nuevamente, el vector energético hidrógeno puede ser una clave para la electromovilidad, considerando el avance en pilas de combustible, la producción de combustibles sintéticos, la producción de amoniaco y metanol renovables, entre otras. Pero, no solo se necesita avanzar en sistemas eléctricos de transporte, sino que también se requiere de un mejor diseño de las ciudades, que permita dejar atrás el uso del automóvil y avanzar al uso intensivo de la bicicleta y de desplazamientos a pie. El transporte público, sustentado en fuentes renovables de energía, también permitirá la disminución de las emisiones de CO2 equivalente y permitirá desplazamientos de mayor distancia.

  

En el caso de la industria, es necesario extender la electrificación, mejorar la eficiencia energética, utilizar estrategias de producción limpia y ecología industrial que permitan invertir la pirámide de gestión de residuos, haciendo un uso más eficiente de las materias primas, previniendo la generación de residuos y contaminantes y, con ello, aumentar la competitividad industrial con un positivo impacto socio-ambiental. 

 

"Es necesario extender la electrificación, mejorar la eficiencia energética, utilizar estrategias de producción limpia y ecología industrial que permitan invertir la pirámide de gestión de residuos".

 

Chile es responsable de solo un 0,25% de las emisiones globales de CO2 equivalente, pero nuestro país es uno de los más vulnerables a los impactos del cambio climático. La evidencia científica está disponible, por ello, es tiempo de escuchar y actuar. Por lo tanto, es fundamental que nuestro país explote sus recursos renovables de energía y se transforme un productor mundial de energía limpia para avanzar a un planeta carbono neutral.

 

Colaboración de:


Dr. Lorenzo Reyes-Bozo

Decano Facultad de Ingeniería

Director Grupo de Investigación en Energía y Procesos Sustentables

Universidad Autónoma de Chile


Corporativos

Mario Gómez, Presidente TCI Gecomp: “El hidrógeno y la economía circular: energía, agua, alimentos”

Juan Francisco Richards, Gerente Desarrollo Nuevos Negocios, Gasco: “Tecnologías para el Hidrógeno Verde en Chile”

Rebeca Poleo, Líder H2 & Gas Tractebel Engineering SA:

“Principales Riesgos y su Gestión en Proyectos de Hidrógeno Verde”