La revolución del hidrógeno verde para luchar contra el cambio climático: el ambicioso plan para ser una industria competitiva en diez años

Siemens Gamesa publica hoy un nuevo white waper (libro blanco), “Cómo impulsar la
revolución del hidrógeno verde”, que traza un ambicioso plan para reducir el coste de la
producción de hidrógeno verde en los próximos diez años.

Alcanzar la neutralidad en carbono en 2050 es una meta crucial para luchar contra el cambio climático y detener el aumento de la temperatura de la Tierra. Ese futuro sin emisiones depende de una descarbonización completa de la economía.

 

En las últimas décadas, las renovables -y especialmente la eólica- han desempeñado un papel clave en la transición hacia un mundo más verde. Sin embargo, la descarbonización de la economía requiere el despliegue masivo de combustibles neutros en carbono en otros sectores más contaminantes y difíciles de electrificar, como el transporte marítimo y aéreo o la industria pesada. El hidrógeno verde generado directamente a partir del viento puede convertirse en la solución ideal para estas industrias, siempre y cuando su producción llegue pronto, de manera competitiva y a gran escala.


 TE PUEDE INTERESAR: 

Planta piloto generará hidrógeno verde a partir de energía solar fotovoltaica en la Región Metropolitana

Hidrógeno verde para energía distrital y transporte ferroviario: las ideas de Arcadis para descarbonizar en Chile


Siemens Gamesa publica su whitepaper (libro blanco), “Cómo impulsar la revolución del hidrógeno verde”, en el que traza un ambicioso plan para que la industria sea capaz de suministrar hidrógeno verde de manera competitiva en 2030 a partir de energía eólica terrestre y en 2035 a partir de energía eólica marina. En este documento se propone un enfoque conjunto que fomente tanto la demanda de mercado como su producción a gran escala, y se destacan los cuatro requisitos clave para suministrar hidrógeno verde de bajo coste en la próxima década:


1. Aumentar significativamente la capacidad renovable instalada: según Hydrogen Council, está previsto que en 2050 la demanda de hidrógeno aumente hasta los 500 millones de toneladas. Para producir esa cantidad de manera limpia, se necesitarán hasta 6.000 GW de nueva potencia renovable, una cifra que prácticamente duplica los 2.800 GW instalados hoy en día en el mundo.


2. Crear un mercado rentable y bien dimensionado que ayude a reducir el coste de funcionamiento, de las infraestructuras y del equipamiento. En la actualidad, el principal coste operativo de la producción de hidrógeno verde es la alimentación de los electrolizadores, por lo que una disminución de los costes energéticos reducirá el coste del hidrógeno y aumentará la demanda.


3. Desarrollar la cadena de suministro: un solo proveedor no puede hacerse cargo de todo el proceso de producción y distribución de hidrógeno. Hasta el momento, las iniciativas puestas en marcha están fragmentadas, y por lo tanto son menos eficientes. Para construir una cadena de suministro resistente, es necesario que las empresas de energía renovable, los fabricantes de electrolizadores, los proveedores de redes y los especialistas en tratamiento de aguas trabajen conjuntamente.


4. Establecer la infraestructura logística, de almacenamiento y distribución necesarias. Se debe invertir en la mejora de las redes de distribución de hidrógeno verde para poder aprovechar al máximo el potencial de esta fuente de energía limpia.


Andreas Nauen, CEO de Siemens Gamesa, ha subrayado: "La energía eólica y solar tardaron tres décadas en alcanzar la paridad de precios con los combustibles fósiles, pero con el hidrógeno verde no podemos repetir ese error. Hay que actuar ya. Para impulsar su potencial, tenemos que reducir los costes rápidamente mediante un compromiso conjunto entre la industria, los responsables políticos y los inversores que facilite el desarrollo de una cadena de suministro competitiva, fomente su demanda y despliegue la infraestructura necesaria. El viento está preparado para desempeñar un papel determinante en la revolución del hidrógeno verde, un paso vital para descarbonizar la economía”.

Siemens Gamesa continúa desempeñando un papel clave en la transición energética. La compañía está desarrollando en Dinamarca una instalación capaz de producir hidrógeno verde directamente del viento, que incluye una batería, un aerogenerador y un electrolizador.


Con este prototipo, Siemens Gamesa abandera uno de los formatos clave para las instalaciones de hidrógeno verde del futuro. El prototipo ha recibido el estatus de instalación oficial para ensayos por parte de la Agencia Danesa de la Energía, lo que le permitirá seguir probando soluciones innovadoras.


Además, Siemens Gamesa y Siemens Energy han unido sus fuerzas para colaborar en el desarrollo de una solución innovadora que integra un electrolizador en un aerogenerador eólico marino, a través de un sistema único y sincronizado, para producir directamente hidrógeno verde a escala industrial y de manera competitiva. Reducirá el coste del hidrógeno verde al funcionar sin conexión a la red, permitiendo acceder a más y mejores emplazamientos eólicos y demostrará la viabilidad de la integración de aerogeneradores de manera eficaz y fiable en sistemas de producción de hidrógeno a partir de energía renovable.

​​​​​​​

Pincha aquí para leer el whitepaper: https://www.siemensgamesa.com/es-es/products-and-services/energia-hibrida-y-almacenamiento/green-hydrogen/unlocking-the-green-hydrogen-revolution


Corporativos

Estudios de Fraunhofer Chile para desarrollar electromovilidad en la agricultura

“El gas podría sustituir al diésel en transporte pesado urbano y por carretera”

Cargadores ultrarrápidos de ABB pueden abastecer a un bus eléctrico en seis minutos