Escenario de escasez hídrica en Chile propicia el aumento de plantas desaladoras para la minería

Se espera que el consorcio MTT (Marubeni-Transelec-Techint) liderado por Marubeni Corporation comience el primer trimestre de 2020 la construcción de una planta desaladora para que entre en funcionamiento en 2022.

(Portal Minero) Chile enfrenta una escasez hídrica que está amenazando al sector agrícola, el consumo humano y a distintas industrias, que cada vez más buscan soluciones para dar una respuesta real a este problema que amenaza con avanzar debido a los efectos del cambio climático. La desalinización del agua de mar se erige -por estos días- como una medida efectiva para combatir esta problemática.


NOTICIAS RELACIONADAS:


Sandro Tavonatti, gerente general de Ingeniería y Construcción Sigdo Koppers ICSK, explica que visualizamos varios proyectos en el área de desalinización, donde hoy estamos involucrados tempranamente en las etapas desarrollo, ingeniería y licitación. Estas iniciativas a futuro suman una capacidad cercana a los 14 mil l/s. En particular, la industria minera tiene contemplado en sus inversiones varios proyectos para ejecutar en el mediano plazo, que estamos siguiendo con gran atención”.

 

Aunque actualmente existen en Chile pocos proyectos de este tipo en operación, por tratarse de una alternativa sustentable frente al contexto actual de falta de agua, solo en la industria del cobre se espera que cinco plantas comiencen a operar entre este año y 2023.

Respecto a las proyecciones de ICSK en el mercado nacional de la desalinización, Tavonatti sostiene que “ya dimos el primer paso con la construcción y puesta en marcha de la desaladora más grande de Latinoamérica, y vemos un incremento en la demanda de este tipo de solución para el déficit de agua de ciertos sectores, por lo tanto, creemos que será una oportunidad de negocio a futuro”.

 

Uno de los proyectos más emblemáticos desarrollados en el último tiempo por la compañía -en consorcio con Bechtel- fue la planta Escondida Water Supply (EWS), la desaladora de agua de mar más grande de Latinoamérica, que tiene como objetivo abastecer las operaciones de Minera Escondida. Antes de la construcción de esta planta ya existían tres desalinizadoras, las cuales en conjunto producían la mitad (1.200 l/s) de lo que genera EWS por sí sola.

 

Las plantas de desalinización que ICSK está implementando en Chile están basadas en la tecnología de Osmosis Inversa, uno de los procesos de desalinización más usados en el mundo.

 

En esta tecnología, el agua de mar se filtra y envía con bombas de presión hacia las membranas de ósmosis, que sólo dejan pasar las moléculas de agua; dejando atrás las sales y otras impurezas. Finalmente, el agua dulce que se obtiene fluye hacia los depósitos, donde se le puede agregar cloro y otros componentes para el consumo humano.

Seminarios y Congresos

Corporativos

Acciona realiza demostración de su plataforma GreenChain con la que certifican en tiempo real la trazabilidad de la energía renovable contratada por sus clientes

La estrategia de Black & Veatch para impulsar una industria de agua sustentable y de largo plazo