Black & Veatch fija su mirada en nuevas propuestas de desalación cada vez más eficientes

A los 3 millones de horas hombre sin accidentes con tiempo perdido, hito transversal en las operaciones de Black & Veatch oficina Chile, se suma una nueva estrategia que la compañía pretende imprimir a sus proyectos de desalinización: la posibilidad de utilizar energías renovables.

Prácticamente ya no hay proyectos que no consideren en su desarrollo, una estrategia sostenible como eje vital y unificador. En la actualidad, cuando hablamos de la variable descarbonización, pensar en energías limpias para el suministro eléctrico de las operaciones es una reacción casi instantánea.


La desalación de agua de mar es una actividad que requiere la utilización constante y no menor de energía, por lo que el estudio de fuentes alternativas y renovables para sus procesos, es cada vez más la opción a seguir.


Revisa la nota completa en nuestro Especial Desalación.

Corporativos

Estudios de Fraunhofer Chile para desarrollar electromovilidad en la agricultura

“El gas podría sustituir al diésel en transporte pesado urbano y por carretera”

Cargadores ultrarrápidos de ABB pueden abastecer a un bus eléctrico en seis minutos