Las claves en la gestión de Flux Solar que influyeron para ser adquirida por COPEC

Según afirman en Flux Solar, el desarrollo de proyectos innovadores, una visión orientada al compromiso con los clientes y una estructura empresarial definida para tener un crecimiento exponencial, fueron parte de los argumentos por los cuales COPEC se habría inclinado a adquirir el 80% del negocio.

Tras la venta del 80% que Flux Solar hizo de su empresa a la petrolera nacional COPEC, su gerente general y fundador, David Rau, develó algunos aspectos que, a su juicio, fueron claves para concretar el negocio.

 

Desde su fundación, en el 2011, la empresa desarrolladora de proyectos de energía solar, Flux Solar, logró consolidar un crecimiento sostenido de sus actividades relacionadas  con sistemas solares térmicos, sistemas de potabilización de agua, sistemas aislados híbridos y sistemas fotovoltaicos.



David Rau (al centro) gerente general de Flux Solar, junto a Juan Daniel Rueda (izquierda) y Maximiliano Valdés, ambos representantes del área energía de Copec.

“Nuestro desarrollo como empresa siempre fue con una mirada a largo plazo. Desde que tomé el cargo de gerente general en Flux Solar he tratado de perfilar claramente nuestra propuesta de valor y de armar una estructura empresarial que permite escalar rápidamente nuestras operaciones para permitir un crecimiento exponencial y, así, poder implementar la energía solar de forma masiva en Chile. Hemos logrado armar un equipo único que destaca por su profesionalidad, su compromiso y su capacidad de innovar”, explica el ejecutivo.

Bajo estos principios, la compañía llegó a desarrollar proyectos para COPEC, como el primer sistema cargador de autos eléctricos autónomo, que se alimenta con un sistema solar y es respaldado por un banco de baterías de litio.


Tras este trabajo conjunto, la petrolera y la empresa solar detectaron ciertos valores comunes en el método de ambas compañías, como el compromiso con el cliente, el enfoque al servicio, la intención de mejoras continuas y la innovación, aspectos que terminaron por pavimentar el camino de la compra.


“Hubo un primer acercamiento en marzo de 2019 y rápidamente fuimos detectado que tanto Copec como Flux Solar compartimos los mismos compromisos con la innovación y el servicio a los consumidores. Copec conocía nuestro trabajo por algunos proyectos que habíamos realizado para ellos y reconocieron la capacidad como plataforma para la integración de tecnología que podemos ofrecer.

Después de un trabajo administrativo y el due diligence respectivo, pudimos concretar la compra a fines de octubre 2019”, relata el líder de la empresa solar.


La apuesta de Flux Solar tras su venta


David Rau considera que la llegada de COPEC es “como un punto de inflexión para Flux Solar que nos va a permitir escalar nuestra operación y generar un servicio para nuestros clientes con más valor agregado”.


“Como Flux Solar siempre hemos buscado y fomentado modelos de negocio innovadores, los cuales se centran en el servicio al cliente, rompen barreras existentes y permiten así aprovechar nuevas tecnologías, en especial, para poder generar energía limpia con el mayor ahorro posible, garantizando la seguridad y operatividad durante la vida útil del proyecto.  

La llegada de Copec, reconocida por la innovación, el servicio de excelencia y el fuerte compromiso con sus clientes, nos permite reforzar y renovar nuestra propuesta de valor y así entregarles a nuestros clientes un servicio que es respaldado por su larga y exitosa trayectoria, enfocándonos 100% en nuestros clientes”, explica Rau.


Además, señala que la misión de Flux Solar es liderar la transición hacia la energía solar con innovación y soluciones aplicadas y ser la compañía elegida para su implementación masiva. “Ser reconocidos por nuestra calidad humana y profesional en un ambiente de responsabilidad social. Esta misión no se ha cambiado y por lo tanto la cartera que estamos desarrollando incluye la construcción de proyectos PMGD (Pequeños Medios de Generación Distribuida), el desarrollo, la implementación y la operación de proyectos comerciales e industriales bajo el modelo ESCO (sin inversión para el cliente), y también soluciones para todos los hogares chilenos. Hemos desarrollado una propuesta de valor para las diversas necesidades de nuestros clientes.  

Además estamos desarrollando soluciones centralizadas para la electrificación de lugares aislados y proponiendo sistemas que pueden aportar flexibilidad a los sistemas eléctricos”.


Finalmente, el ejecutivo reconoce en su equipo humano un factor trascendental que contribuyó a concretar esta fusión: “agradezco a COPEC por la confianza que han depositado en nuestro equipo, por abrir sus operaciones a las energías limpias y por apoyarnos en hacer realidad nuestra misión y visión. También destacar a la gente que forma nuestra empresa, quienes trabajan incansablemente por hacer crecer la energía solar en Chile cada día y por hacer llegar esta tecnología a todos, permitiendo ahorros financieros y bajas en emisiones”. | RS


Corporativos

Estudios de Fraunhofer Chile para desarrollar electromovilidad en la agricultura

“El gas podría sustituir al diésel en transporte pesado urbano y por carretera”

Cargadores ultrarrápidos de ABB pueden abastecer a un bus eléctrico en seis minutos