La aspiración de la industria minera de llegar al 2035 sin relaves

Pese a que no existe claridad aún de cómo llegar a generar una minería sin relaves, Antofagasta Minerals, como parte del International Council on Mining and Metals (ICMM),  ya vislumbra algunas alternativas que podrían iluminar el camino que los conduzca o, por lo menos, que los acerque a este ideal de la industria minera en el mundo.

El escenario de la decimoquinta Conferencia Internacional de Procesamiento de Minerales y Geometalurgia, Procemin-Geomet 2019, fue propicio para analizar los desafíos actuales y futuros por los que transita Antofagasta Minerals, en particular, en cuanto a su gestión de relaves.


NOTICIAS RELACIONADAS:


A la fecha, los niveles de sólidos alcanzados en el depósito de relaves espesados en los tranques de relaves de la compañía llegan al 65 por ciento de una meta de 67. Incluso más, puesto que este número ya ha sido superado en la línea de pasta, mientras que en la línea de alta densidad llega hasta el 66 por ciento en condiciones favorables.

Cecilia Arrué, gerente técnico de procesos de Antofagasta Minerals.

“Estamos trabajando en un mejor conocimiento de nuestros relaves para entender cómo se van a comportar en los espesadores, particularmente en los de alta densidad, y para entender qué aditivos nos podrían ayudar, qué condiciones de operación nos pueden mejorar también, y cómo podemos controlar de mejor forma para asegurar la estabilidad y, ojalá, con el 67% y más de sólido. Pero hay una línea que ya lo logró y lo hizo con altos tonelajes a una escala que a nivel mundial no es simple. Nosotros tenemos a nivel mundial el depósito de relaves espesados mas grande y de mayor escala”, explica Cecilia Arrué, gerente técnico de procesos de Antofagasta Minerals.

Pero la verdadera ambición de la industria no está en superar este número, sino más bien, en un tipo de minería que se centre cada vez más, en desarrollar procesos sostenibles. Para el caso, una minería sin relaves.


“En el largo plazo, podemos ir transitando a tecnologías o procesos distintos como por ejemplo, ir migrando procesos con materiales más gruesos aguas arriba, o de la lixiviación de sulfuros, procesos con materiales más gruesos, flotación gruesa ojalá aguas arriba en el proceso, para terminar en algún minuto, idealmente antes del 2035, con este sueño que es la minería sin relave”, aclara la ejecutiva.


Agrega que la idea sería partir la roca en el lugar donde se encuentra y en proporciones o tamaños que no afecte, por ejemplo, la estabilidad mecánica de ésta. “Para llegar allá tenemos que transitar un largo camino y por lo tanto es relevante no olvidarse de lo que tenemos hoy en día, como la seguridad de nuestros tranques de relaves, lo que definitivamente es un desafío enorme, y no olvidar que lo que tenemos actualmente también se puede optimizar, pero la optimización no nos va a llevar en ningún caso a esta meta que estamos buscando”.


La profesional aclara que en el caso de Antofagasta Minerals han desarrollado la lixiviación de sulfuros a costos y recuperaciones competitivas generadas por la planta concentradora, lo que elimina la generación de relaves disminuyendo el riesgo asociado al manejo del material de descarte. No obstante, junto a ello, surge una nueva variable: se elimina el relave pero se generar ripio, “que es un animal” de distinta magnitud con riesgos distintos, pero que igualmente impacta. “Podría tener infiltraciones o temas de estabilidad si no se maneja apropiadamente, entonces, disminuimos un poquito el tamaño del desafío, pero todavía está”.


“La minería sin relaves es una aspiración a nivel mundial de todos. Creo que todos están buscando lo mismo, pero todos entendemos también que es de largo plazo y que no sabemos cómo vamos a llegar allá, por lo tanto, estamos obligados a mejorar lo que tenemos hoy día”.


Eso implica, dice, “definitivamente disminuir el contenido de agua lo más posible de nuestros depósitos de relaves, porque sacando el agua mejoramos la estabilidad y generamos presas más seguras. Hoy hay tecnología para monitorear, sin embargo, no está ampliamente expandida a nivel mundial, no todas las operaciones las tienen, y no todos tienen el conocimiento para interpretar la data que nos genera esa tecnología. Debemos trabajar también en monitoreo y la interpretación de la data que nos genera ese monitoreo. Esas son las dos cosas más relevantes en el corto plazo y, por supuesto, implementar las  mejores prácticas de gestión, control y diseño de depósitos de relaves. | RS


Corporativos

Mario Gómez, Presidente TCI Gecomp: “El hidrógeno y la economía circular: energía, agua, alimentos”

Juan Francisco Richards, Gerente Desarrollo Nuevos Negocios, Gasco: “Tecnologías para el Hidrógeno Verde en Chile”

Rebeca Poleo, Líder H2 & Gas Tractebel Engineering SA:

“Principales Riesgos y su Gestión en Proyectos de Hidrógeno Verde”