Inauguran planta piloto solar que incorpora sistema de baterías de litio para energizar una fábrica en Viña del Mar

El objetivo principal del proyecto, desarrollado por Grammer Solar, es hacer visibles las bondades de un sistema fotovoltaico con almacenamiento de baterías en la industria y el comercio chileno, y demostrar de una manera empírica su rendimiento.

En las últimas semanas Chile se ha hecho notar con titulares negativos a nivel internacional. El fuerte estallido social que ha conmocionado al país, llevó a la cancelación de la conferencia internacional COP25. En medio de este escenario, Grammer Solar, empresa alemana del rubro solar, celebra, junto al fabricante de transformadores Rhona, la puesta en marcha de una planta solar piloto en Viña del Mar. 

 

“Desafortunadamente el cambio climático no espera hasta que todos los problemas graves del mundo sean solucionados” destaca Almut Petersen, encargada del proyecto dena RES Chile, en Grammer Solar Alemania, durante la inauguración del proyecto. “Además estamos convencidos que la implementación de la tecnología solar, no solo tiene beneficios ambientales, sino que también tiene el potencial de aportar a un futuro más justo y social. Así que con fuerza hay que seguir adelante con la energía solar en Chile”. 

El proyecto dena RES Chile, en el marco del programa global "dena Renewable Energy Solutions Programme" (programa de Soluciones de Energías Renovables de la dena), es coordinado por la Deutsche Energie-Agentur (dena) - Agencia Alemana de Energía - bajo el auspicio del Ministerio Federal de Economía y Energía de Alemania (BMWi) dentro de la Iniciativa Alemana de Soluciones Energéticas.

 

El objetivo principal del proyecto es hacer visibles las bondades de un sistema fotovoltaico, con almacenamiento de baterías en la industria y el comercio chileno, y demostrar de una manera empírica su rendimiento. La planta solar está compuesta por un sistema fotovoltaico conectado a la red, con módulos e inversores alemanes de alto rendimiento, un sistema de almacenamiento de energía, con baterías de litio, y un sistema de control inteligente.

Inauguración de la planta solar junto a Jan Peter Karlsruher, Cónsul Honorario de 

la República Federal de Alemania en Viña del Mar, y Carlos Alberto Eid Knez, de la dena 

“Gracias a este proyecto, que posibilita el autoconsumo de la energía solar durante el día y la noche, se evitará la emisión de 56 t de CO2 al medio ambiente. Además, desde el punto de vista económico, la energía solar generada, será aproximadamente 65% más barata que la de la red eléctrica actual” comenta Alejandro Harbach, Ingeniero Industrial de Grammer Solar Chile".

 Aunque tiene ventajas interesantes, la tecnología de almacenamiento todavía no es común en sistemas fotovoltaicos (FV) conectados a la red. Por este motivo, el Ministerio Alemán de Economía y Energía apoya a empresas alemanas, tanto en la implementación de plantas solares pilotos en el extranjero, como en el trabajo de relaciones públicas correspondiente a este tipo de proyectos. En el año 2017, Grammer Solar postuló al dena-RES-Programm en Chile y, en noviembre de 2019 logró inaugurar una planta FV de 104 kWp en el techo del fabricante de transformadores Rhona, en Viña del Mar, contando con la presencia del Cónsul Honorario de la República Federal Alemana de Viña del Mar Jan Peter Karlsruher. 

 

Esta no es la primera planta FV para la empresa bávara en Sudamérica. Grammer Solar cuenta, desde el 2014, con una sucursal en Santiago de Chile, la cual ha ejecutado numerosos proyectos, entre los cuales se encuentra un sistema FV de 70 kWp, en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, adjudicado por licitación pública, bajo el Programa de Techos Solares Públicos (PTSP) del Ministerio de Energía. “Aun sí el estado ha dado buen ejemplo, sigue siendo complicado convencer a una empresa privada para invertir en un sistema FV sobre su techo” reporta Timo Jurado, gerente de Proyectos en Grammer Solar Chile. “A pesar que un sistema solar en Chile se está amortizando para las empresas en pocos años, competimos con otras inversiones técnicas de la empresa y no siempre hay dinero para todo.” 

 

Chile ofrece excelentes condiciones para la utilización de energía solar. Esto, debido a que Chile es un país con mucho sol, no solo en el extremadamente soleado desierto de atacama en el norte, donde se han instalado gigantescos parques solares para las mineras, sino que también más al sur, en la densamente poblada capital chilena. Ahí la radiación sobre un techo llega hasta los 2000 kWh/m2 al año, logrando así hasta aproximadamente un 70% mayor de producción solar que en capital de Alemania.

Sistema de baterías de litio con 3 x 8 kVA de potencia: Su instalación sobre una plataforma elevada, asegura al sistema ante posibles inundaciones y otro tipo de fallas.

El Estado chileno, por medio de diversas regulaciones, intenta abastecer la creciente demanda energética por medio de energías renovables. Gracias al ya nombrado PTSP, que dotó de instalaciones FV a varios edificios públicos, el estado impulsó el mercado solar, y con la Ley de Generación Distribuida, o de Net Billing, terminó de formar un mercado seguro y confiable. Para esto, se desarrollaron normas técnicas para plantas FV sobre techos, las cuales tienen altas exigencias de calidad. Se definieron los procesos de conexión y puesta en marcha de las plantas, así como también un sistema de pago de inyecciones, el cual consiste en que prosumidores son remunerados por la energía inyectada a la red, al mismo precio que pagan por la energía consumida, sin considerar los costos de transporte e impuestos. La facturación funciona de forma simple, existiendo una sola boleta o factura de electricidad. Esto es válido para todos los clientes regulados, quedando excluidos los clientes libres, quienes pueden negociar el precio de la energía directamente con generadoras y/o distribuidoras. “La regulación solar en Chile es muy moderna y podría servir como modelo en otros países” expresa Siegfried Schröpf, Gerente General de Grammer Solar. 

 

Hoy en día, los estados y sus sociedades se encuentran frente a un gran desafío, abastecer la creciente demanda de energía, sin encarecer el costo de vida de los ciudadanos, y al mismo tiempo, proteger al medioambiente. Chile, al ser uno de los 10 países más afectados por el calentamiento global, no ha querido quedarse atrás en esta materia y ha apostado por la incorporación de las energías renovables en su matriz energética, siendo la energía solar FV una de las tecnologías de mayor crecimiento en el país, justamente por lograr una generación de electricidad limpia y barata. La energía solar, por ser descentralizada y modular, tiene el potencial de entregar la energía en el mismo lugar donde se necesita, evitando de esta forma las pérdidas por transporte con sus respectivos costos. Debido a que los sistemas solares tienen un nivel de costo operacional marginal, y solo se debe hacer una inversión inicial, éstos logran precios estables, independizándose así de los precios energéticos del mercado tradicional mundial. 

Gracias a los 40 años de experiencia en el mercado solar alemán e internacional, adquiridos por la casa matriz en Alemania, y a los numerosos proyectos realizados en nuestro país, el equipo de Grammer Solar Chile está perfectamente preparado para enfrentar el desafío recién expuesto. Parte del desafío, es la constante búsqueda e innovación de los modelos de negocio del futuro. Para lograr esto, cada mercado energético debe ser exhaustivamente observado y analizado, de modo que los beneficios ecológicos y medioambientales, se logren transformar en beneficios económicos para los inversionistas. 

 

En el mercado eléctrico chileno, el precio de la energía y potencia dependen de diferentes factores. El consumo en horas punta, y los peaks de demanda, encarecen la cuenta de electricidad de las empresas. El proyecto dena-RES muestra, de forma visionaria, cómo un sistema FV, en conjunto con un sistema de almacenamiento de baterías de litio, puede reducir la compra de potencia externa en momentos más costosos, trasladando en el tiempo, el consumo de la energía solar, mediante las baterías. Además, el almacenamiento de la energía autogenerada, permite consumir la energía solar en las horas caras de la tarde y aumentar el autoconsumo. Con la instalación piloto dena-RES, se logrará adquirir y publicar las experiencias necesarias para la implementación de este tipo de tecnologías. Con el fin de capacitar a estudiantes e interesados, La planta FV podrá ser visitada por los próximos 10 años. “Gracias a las valiosas redes con universidades e institutos profesionales que ha generado Grammer Solar Chile, muchos candidatos a ingenieros, y técnicos, podrán utilizar esta gran oportunidad para formase en la materia” comenta Carlos Eid, de la Agencia de Energía Alemana dena, respecto a la sostenibilidad del proyecto. 

Seminarios y Congresos

Corporativos

Acciona realiza demostración de su plataforma GreenChain con la que certifican en tiempo real la trazabilidad de la energía renovable contratada por sus clientes

La estrategia de Black & Veatch para impulsar una industria de agua sustentable y de largo plazo