Escuelas públicas en Italia incorporarán la asignatura de cambio climático y sostenibilidad ambiental

La asignatura de cambio climático y sostenibilidad ambiental iniciará en septiembre de 2020 y tendrá 33 horas anuales. Para los niños de 6 a 11 años utilizarían un "modelo de cuento de hadas" con relatos de distintas culturas para crear conciencia.

(La Tercera) El ministro de educación, Lorenzo Fioramonti, señaló que las lecciones serán inicialmente parte de la educación cívica como un plan piloto, pero gradualmente se integrarán más temas en todos los cursos. De esta manera, las clases de educación ambiental comenzarán en septiembre 2020 y tendrán 33 horas anuales, que sería cerca de una semanal para la nueva asignatura. El proyecto de ley fue aprobado el año pasado, pero se mantenía detenido.

 

“Quiero hacer que el sistema educativo italiano sea el primer sistema educativo que coloque el medio ambiente y la sociedad en el centro de todo lo que aprendemos en la escuela”, sostuvo Fioramonti, un exdocente de economía política a la agencia Reuters.

Estudiantes de 11 a 14 años analizarían información técnica del tema y los mayores ahondarán en la agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible.

La idea final del gobierno italiano es integrar la agenda climática de las Naciones Unidas en “todo el plan de estudios”. Así, tal como explicó el jefe de la cartera ministerial de educación, el plan a futuro no es “estudiar nombres de lugares y ubicaciones en la clase de geografía”, sino que “estudien el impacto de las acciones humanas en diferentes partes del planeta”.

Para elaborar las “curriculas”, participarán como “pares evaluadores” expertos entre ellos Jeffrey D. Sachs, director del Instituto de Harvard para el Desarrollo Internacional y Kate Raworth del Instituto de Cambio Ambiental de la Universidad de Oxford para preparar al personal del ministerio de Educación, quienes capacitarán a los docentes en enero.

Para financiar la nueva asignatura, el ministro solicitó que se instauren nuevos impuestos a los tickets de avión y a las ganancias por perforación petrolera.

 

Clases verdes

 

En un nuevo reto educativo, el gobierno italiano busca diseñar un método entretenido y apto para enseñar sobre el cambio climático a los niños. Ante esto, una de las ideas que barajan para los menores de 6 a 11 años es “el modelo de cuento de hadas”. Así, a través de relatos de distintas culturas se enfocarían en la importancia de una conexión con el medio ambiente.

 

En tanto, los estudiantes de 11 a 14 años analizarían información técnica del tema y los mayores ahondarán en la agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible.

Uno de los ejemplos con que el ministro de educación italiano evidenció la necesidad urgente de educar a las nuevas generaciones fueron las declaraciones del líder del Partido Liga y exministro del Interior, Matteo Salvini. “Hablando sobre calentamiento global, estamos a mediados de mayo y recurrimos al calentamiento global porque no hemos tenido un frío como este en Italia en los últimos años. Estamos encendiendo nuestros calefactores”, sostuvo el político de ultraderecha.

 

Ante esto, Fioramonti sostuvo que “este tipo de tonterías queremos evitar al educar a los niños que este es el desafío más importante que la humanidad haya enfrentado. Y quiero asegurar esto antes de que haya algún cambio en el gobierno que pueda poner en peligro este tipo de proceso”. Los dichos son en referencia a las crisis políticas que han vivido los gobiernos italianos en los últimos años. Incluso, el Ejecutivo actual dominado por el Partido Movimiento 5 Estrellas (M5E) enfrenta dificultades que lo tienen “tambaleando”.

 

Aunque no es la primera polémica, el ministro que fue electo en marzo de 2018 para el Parlamento por el M5E y juró en septiembre en el cargo, fue criticado por alentar a los estudiantes a faltar a clases para participar en las manifestaciones conocidas como Fridays for Future.

Corporativos

Estudios de Fraunhofer Chile para desarrollar electromovilidad en la agricultura

“El gas podría sustituir al diésel en transporte pesado urbano y por carretera”

Cargadores ultrarrápidos de ABB pueden abastecer a un bus eléctrico en seis minutos