El hidrógeno verde tendrá un papel clave en la descarbonización mundial, según informe de IRENA

Según el último informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), “Hidrógeno, una perspectiva de energía renovable”, el hidrógeno verde podría desempeñar un papel central en la transformación energética global, representando para 2050, un 8 por ciento del consumo energético mundial.

El último informe de la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA) señala que el hidrógeno verde podría traducirse en el 8 por ciento del consumo mundial de energía para 2050. El 16 por ciento de toda la electricidad generada se utilizaría para producir hidrógeno para entonces. El hidrógeno verde en particular podría ofrecer formas de descarbonizar una gama de sectores en los que está resultando difícil reducir significativamente las emisiones de CO2.

Para 2050, el hidrógeno verde podría  representar  un 8% del consumo energético mundial

Los impactos de la descarbonización dependen de cómo se produce el hidrógeno. Las opciones de abastecimiento actuales y futuras se pueden dividir en hidrógeno gris (basado en combustibles fósiles), azul (producción basada en combustibles fósiles con captura, utilización y almacenamiento de carbono) e hidrógeno verde (basado en energías renovables). El hidrógeno azul y verde puede desempeñar un papel en la transición y existen sinergias.

Con la caída en el costo de las energías renovables, el potencial del hidrógeno verde, particularmente para los llamados sectores 'difíciles de descarbonizar' e industrias intensivas en energía como el hierro y el acero, los productos químicos, el transporte marítimo, los camiones y la aviación, se está volviendo rápidamente más convincente dada la urgencia de limitar emisiones de CO2. Esto incluye el uso directo de hidrógeno, pero también la producción de combustibles líquidos y gaseosos como el amoníaco, el metanol y el combustible sintético para reactores a partir de hidrógeno verde. El despliegue de electrolizadores está aumentando de MW a escala GW como lo demuestran docenas de proyectos en todo el mundo.  


La adopción a gran escala de hidrógeno también podría impulsar un aumento en la demanda de generación de energía renovable, según el informe de IRENA. En total, IRENA ve un potencial económico global para 19 exajulios (EJ) de hidrógeno de electricidad renovable en el consumo total de energía final para 2050. Esto se traduce en alrededor de 4-16 teravatios (TW) de capacidad de generación solar y eólica para ser desplegados para producir hidrógeno renovable y productos a base de hidrógeno en 2050.  

Sin embargo, el despliegue de soluciones basadas en hidrógeno no ocurrirá de la noche a la mañana, advierte el informe de IRENA. Es probable que el hidrógeno siga otras estrategias, como la electrificación de los sectores de uso final, y su uso tendrá como objetivo aplicaciones específicas. La necesidad de una nueva infraestructura de suministro dedicada también puede limitar el uso de hidrógeno a ciertos países que deciden seguir esta estrategia. Las tuberías de gas natural existentes podrían restaurarse, pero las implicaciones deben explorarse más a fondo.  


El hidrógeno verde podría hacer una contribución sustancial a la transición energética a largo plazo. El informe recomienda reconocer el papel estratégico del hidrógeno en la transición y, al mismo tiempo, insta a los gobiernos y al sector privado a comprender mejor los beneficios del sistema energético, la reducción de costos y los requisitos de inversión para aprovechar el potencial de un futuro del hidrógeno.  


Reporte: https://www.worldenergytrade.com​​​​​​​

Corporativos

Acciona realiza demostración de su plataforma GreenChain con la que certifican en tiempo real la trazabilidad de la energía renovable contratada por sus clientes

La estrategia de Black & Veatch para impulsar una industria de agua sustentable y de largo plazo