La importancia de acercar a la industria con la academia para mejores resultados

“Ya sea desde la academia, desde estos espacios público-privados, o desde el interés de cada uno de los estudiantes, debemos trabajar para acortar la distancia. Es clave trabajar conjuntamente, porque sólo así podremos contar con los profesionales y técnicos adecuados”.

 

 

 

 

Pablo Caerols

Consejero ACERA AG

Las universidades e instituciones de educación superior tienen cada vez más desafíos en la formación de sus estudiantes, ya que, conjugar la experiencia con lo teórico son claves para el desarrollo y aprendizaje de la nueva generación de profesionales. Además, si consideramos las demandas de la industria, lo rápido que se mueve el conocimiento y las tecnologías, se vuelve necesario incorporar contenidos que estén estrechamente relacionados con el mundo laboral. 


En la práctica, vemos que un/a profesional o técnico recién egresado de alguna ingeniería se demora, en promedio, un año en adaptarse al mundo laboral. Y es que hay que considerar la cultura de cada empresa como también la ambientación a la industria. Lo segundo es, por lejos, lo que toma más tiempo y, según pienso, podría venir avanzado desde su formación.


"He visto, desde mi vereda de profesor, que cuesta integrar académicos

que provengan del mundo industrial, lo que generaría un gran aporte a

este aprendizaje prematuro de la industria."


Para ello, los centros de estudio deberían implementar un proceso más integral en la elaboración de sus planes de estudios y en la formación de sus alumnos. He visto, desde mi vereda de profesor, que cuesta integrar académicos que provengan del mundo industrial, lo que generaría un gran aporte a este aprendizaje prematuro de la industria en la cual quiera desarrollarse ese alumno.


"Otra vía podría ser también que las carreras consideraran más prácticas profesionales. Incluso desde el primer año de estudio."


Es fundamental contar con todos los ramos de formación teórica, pero debería ser igual de importante una integración potente de las asignaturas con la industria, para lo que algunas de las especialidades deberían incorporar ramos que tengan dos partes, una teórica y otra práctica. Pero esta última no orientada desde la utilización de demos, creados por la misma academia, sino que con ejercicios y charlas de ejecutivos y ejecutivas provenientes de la industria, donde les entreguen vivencias y casos reales. Otra vía podría ser también que las carreras consideraran más prácticas profesionales. Incluso desde el primer año de estudio, orientadas a áreas específicas de desarrollo del alumno para que incorporen tempranamente la visión de la industria.


"Según mi experiencia de estudio en Alemania, la industria estaba dentro

de la universidad."


Esta práctica, de incorporar tempranamente la visión empresarial para los alumnos, ya es utilizada hace muchos años en varias universidades europeas. Según mi experiencia de estudio en Alemania, la industria estaba dentro de la universidad y el formato de estudio contaba con una parte universitaria tradicional, pero el 50% era industrial. Es justamente a este formato al que me refiero al señalar que incorporen las experiencias de ejecutivos que trabajan en esas áreas, para que los ilustren sobre cómo se trabaja y funciona el mercado.


"Son perfeccionamientos que podrían marcar una tremenda mejora, y

acortar la eterna brecha entra la industria y la academia".


Algunos de los cambios propuestos llevarán tiempo implementarlos, otros, son estrategias abordables por los mismos docentes en el corto plazo. Sin embargo, son perfeccionamientos que podrían marcar una tremenda mejora, y acortar la eterna brecha entra la industria y la academia.


Acortar esta brecha histórica es justamente uno de los objetivos de la Mesa +Capital Humano, liderada por el Ministerio de Energía, donde participan centros de estudios y la industria energética, representada tanto por organismos públicos como asociaciones gremiales. ACERA, el gremio de las energías renovables, es parte activa de esta mesa y yo soy quien participa en su representación. Desde este espacio de diálogo, se busca identificar los perfiles adecuados para el sector de la energía, reforzando el desarrollo de capital humano local y tratando de asegurar su empleabilidad.


Ya sea desde la academia, desde estos espacios público-privados, o desde el interés de cada uno de los estudiantes, debemos trabajar para acortar la distancia. Es clave trabajar conjuntamente, porque sólo así podremos contar con los profesionales y técnicos adecuados, quienes -a su vez- tendrán una mayor motivación y conocimiento si los acercamos a la realidad sectorial desde el comienzo.

Pablo es gerente general en EnorChile, una empresa innovadora, que se constituye como el principal Centro de Control independiente de plantas ERNC solares y eólicas en nuestro país. Cuenta con 15 años de experiencia en energía. Se desempeña como profesor de pregrado en el departamento de Química de la Universidad de Santiago de Chile (Usach). Actualmente es Consejero de ACERA A.G.

Corporativos

Mario Gómez, Presidente TCI Gecomp: “El hidrógeno y la economía circular: energía, agua, alimentos”

Juan Francisco Richards, Gerente Desarrollo Nuevos Negocios, Gasco: “Tecnologías para el Hidrógeno Verde en Chile”

Rebeca Poleo, Líder H2 & Gas Tractebel Engineering SA:

“Principales Riesgos y su Gestión en Proyectos de Hidrógeno Verde”