Nos movemos por las Energías

Renovables No Convencionales,

la Eficiencia Energética, la Sostenibilidad Corporativa,

el Medioambiente y las Comunidades

Reporte Sostenible: ERNC, Noticias Eficiencia Energética

Los diversos incentivos que están propiciando las ERNC para su desarrollo, tales como un menor costo de producción, estímulos estatales, disminución de la huella de carbono e impacto medioambiental, estarían favoreciendo a un nuevo paradigma en el que las renovables deberían jugar un rol preponderante en cuanto a su integración a la matriz energética. Y en este nuevo orden, los pequeños y medianos generadores buscarán su lugar dentro de la industria.  

 

Reporte Sostenible, 31 de mayo, 2017

 

Con una capacidad de generación eléctrica por sobre los 1500MW, la Asociación de Pequeños y Medianos Generadores, GPM AG, tiene claro que el momento por el cual están transitando las ERNC, es el más propicio. Y aunque no todos sus asociados generan energía mediante las renovables –algunos utilizan diésel–, una sensación de optimismo recorre a gran parte de las 15 empresas que componen el gremio que sí lo hacen, cuya producción es inyectada actualmente al Sistema Interconectado Central (SIC) y del Norte Grande (SING), desde Iquique hasta Chiloé.

 

“Chile está transitando hacia una matriz eléctrica con alta penetración de energías renovables, en particular, tecnologías de tipo solar y eólica”, afirma Carlos Barría, director ejecutivo de GPM AG.  

Y agrega que esta transición es parte de una transformación global de las fuentes de producción de energía eléctrica, que tiene diversas explicaciones como la considerable baja de los costos de las tecnologías renovables, la creciente preocupación por los efectos ambientales y sociales de los proyectos energéticos, junto con una serie de políticas de incentivo y promoción de tecnologías bajas en carbono.  

 

Es por ello que en GPM AG se han dedicado a participar en los espacios de discusión para mejorar su mercado eléctrico, instancias en las que plantean ideas y propuestas donde  manifiestan su vocación técnica y de mercado, con la finalidad de hacerse parte de este nuevo escenario energético.

 

En este sentido, plantean que existe un desafío para el Coordinador del Sistema Eléctrico, “el cual deberá contemplar tener las mejores herramientas y tecnologías para operar de forma segura y eficiente el sistema;  en tanto que el Regulador (CNE), deberá establecer las reglas necesarias para incentivar un sistema flexible”.

 

El nuevo escenario energético

Según la visión de la Agencia Internacional de Energía, al 2040 las tecnologías solar y fotovoltaica producirán el 37% de la energía eléctrica a nivel global.

Por ello, el ejecutivo sostiene que este nuevo escenario de producción de energía eléctrica implica importantes desafíos en la conceptualización de la operación y planificación del sistema eléctrico. “La forma en que se han operado los sistemas eléctricos en el mundo hasta hoy, requiere una actualización del paradigma tradicional que impone la necesidad de contar sólo con generación de base y de punta para sostener el suministro energético”, enfatiza.  

 

La energía eólica es variable y depende de condiciones atmosféricas que pueden ser pronosticables, pero con diversos niveles de diferencia respecto de la producción real. Esta situación requiere de un sistema que opere con medios de generación diferentes a las necesidades tradicionales, es decir, con mejor desempeño para lograr rápidamente tomar - y dejar - carga, con menos limitaciones técnicas para lograr los puntos de operación óptimos, en definitiva, unidades generadoras con la flexibilidad necesaria para aportar y complementar el suministro energético.

 

Bajo esta perspectiva, el director ejecutivo de la gremial afirma que las tecnologías que pueden proveer capacidad de almacenar energía, toman una relevancia mayor frente al desafío de integración de energías renovables, porque permiten aprovechar al máximo la energía proveniente del viento y la radiación solar que no logran ser colocados en el sistema, por motivos de congestión del sistema de transmisión o baja demanda eléctrica.  

 

Asimismo, explica que “el almacenamiento eficiente de energía eléctrica entrega la solución perfecta para aprovechar al máximo las horas de sol durante el día y guardar la energía para utilizarla durante la noche. El desafío se instala en la velocidad con que los sistemas de almacenamiento reducirán sus costos, lo que probablemente será en función de los volúmenes de venta que se verán en los próximos años”.

 

Por otra parte, agrega que “la demanda podría ser protagonista de la solución para resolver los desafíos de integración de energías renovables. Incorporar señales de mercado a nivel de consumidores, permite una respuesta eficiente a las necesidades del sistema eléctrico. En un escenario con alta penetración solar, el costo de la energía eléctrica durante el día será estructuralmente bajo, lo que puede incentivar a consumir en mayor medida durante dichas horas”.

 

Además -agrega-, es parte del desafío de la transformación de energía, la electrificación de las necesidades energéticas del transporte y la calefacción. La utilización masiva de vehículos eléctricos en forma de transporte público y privado, permitirán tener una demanda eléctrica adicional que aproveche el incremento de energía de bajo costo durante las horas de día. Y sostiene que  los efectos ambientales negativos del uso de la leña, encuentran en la energía eléctrica la mejor solución para evitar los daños a la salud de dicho combustible.

Para lograr enfrentar con éxito la transformación de la matriz energética del país, se deberá desarrollar reglas de mercado y acciones que permitan identificar e incentivar soluciones eficientes. Incentivar la flexibilidad de las centrales convencionales, establecer mecanismos que reconozcan la capacidad de almacenamiento de las distintas tecnologías, o promover la participación activa de la demanda en la gestión del suministro eléctrico, son algunas medidas básicas para avanzar en este objetivo.

 

Por último, Barría plantea que el desafío será lograr diseñar dichas reglas con anticipación, cambiar los paradigmas de operación tradicionales, y en definitiva, adaptarnos al nuevo escenario energético mundial. RS

 

 

 

 

Pequeños y Medianos Generadores expectantes por matriz eléctrica con alta participación de renovables  

<
< >
< >
<