Nos movemos por las Energías

Renovables No Convencionales,

la Eficiencia Energética, la Sostenibilidad Corporativa,

el Medioambiente y las Comunidades

Reporte Sostenible: ERNC, Noticias Eficiencia Energética

US$1000 millones es el costo total del proyecto a financiar, lo que incluye la construcción de una central hidráulica de bombeo de 300 MW y una planta solar de 600 MW.

Actualmente Valhalla se encuentra en proceso de levantar capital para la construcción y posterior operación. Para ello han estado invitando a inversionistas estratégicos y financieros a participar de la propiedad para estructurar las siguientes etapas del proyecto, cuyo inicio de construcción se perfila para fines de este año o principios del 2018.

 

Reporte Sostenible, 12 de julio, 2017

 

Desde el inicio del proyecto Espejo de Tarapacá de Valhalla, en 2011 y hasta la fecha, se han invertido aproximadamente US$25 millones, aportes proporcionados por más de 50 inversionistas, en su mayoría nacionales, a través de diferentes rondas de financiamiento.

Estos recursos se han invertido principalmente en actividades de desarrollo tales como ingeniera, estudios ambientales, permisos y relacionamiento comunitario entre otros, procesos que según relatan en la compañía, han resultado exitosos.

 

Sin embargo, es en esta parte del año cuando las estrategias de financiamiento y el hallazgo de inversionistas interesados en obtener una posición en el proyecto, se torna clave, pues para iniciar la construcción de Espejo de Tarapacá se requieren US$1000 millones.

 

Según explican en Valhalla, actualmente la compañía se encuentra en proceso de levantar capital para la construcción y posterior operación. Para ello, han  invitando a inversionistas estratégicos y financieros a participar de la propiedad para estructurar las siguientes etapas del proyecto, donde se ha identificado un alto interés de parte de potenciales inversionistas.

 

Al respecto, Juan Andrés Camus, cofundador y gerente general de Valhalla, adelanta que existen conversaciones que podrían generar algún resultado próximamente: “Hemos avanzado y mantenido conversaciones con posibles socios que están interesados en desarrollar en conjunto el proyecto. Hay mucho interés de potenciales inversionistas en todo el mundo, todos opinan que es un proyecto no solo sustentable, sino que sobretodo transformador de la matriz eléctrica Chilena. No obstante, lo que más convence a los inversionistas es la competitividad del proyecto para entregar energía límpia, local, y continua 24/7, compitiendo directamente en costo con otras tecnologías de base más tradicionales como el carbón y gas natural.  

 

A pesar de que estructurar el financiamiento de la construcción del proyecto en una industria con altas barreras de entrada por la necesidad de capital requirido ha sido un desafío tremendo, esperamos dentro de los próximos meses tener novedades y definida la alianza, lo que nos permitiría comenzar la construcción a finales del 2017 o inicios del próximo año, para entrar en operación hacia el 2021”.

 

El proyecto cuenta con la Resolución de Calificación Ambiental favorable, aprobada por unanimidad en diciembre de 2015. El mismo año, después de varias mesas de trabajo y diálogo profundo con la comunidad, se firmaron acuerdos de asociatividad con el sindicato de pescadores y la junta de vecinos de la Caleta San Marcos, donde la empresa compromete aportes en las distintas etapas del proyecto, enfocados a contribuir al desarrollo local.

 

Durante el 2016 y a la fecha han avanzado en los procesos de licitación de los principales contratos, como el de obras previas, obras civiles, obras submarinas y subterráneas; equipamiento electromecánico para la central, campamento, planta desalinizadora y sistema de transmisión entre otros.

Adicionalmente, han estado trabajando en la obtención de los distintos permisos sectoriales necesarios para comenzar la etapa de construcción.

 

Trabajo con las comunidades

Una de las situaciones que han debido anticipar, es la relación con las comunidades, específicamente con los pobladores de la Caleta San Marcos, ubicada cerca del faldeo del farellón costero donde se instalará la planta, y la desembocadura de la línea de agua. “Frente al relacionamiento con la comunidad nos sentimos muy tranquilos y orgullosos –explican en la compañía–, ya que se ha dado un proceso participativo y transparente que empezó con mucha anticipación, incluso antes de que el proyecto ingresara al sistema de evaluación de impacto ambiental. Muchos en Chile lo han calificado como un caso de éxito a replicarse en otras localidades.

 

Ya son más de 5 años donde hemos mantenido un diálogo profundo, transparente y respetuoso con la comunidad. Inicialmente las conversaciones se centraron en el proyecto y sus posibles impactos, y luego, en cómo el proyecto podría contribuir al desarrollo de la comunidad”.  

 

Al respecto, Camus agrega que se suscribieron acuerdos de asociatividad con las principales organizaciones de la comunidad, donde se establecen los elementos que regirán la ejecución, desarrollo y control de los aportes y programas en inversiones que realizará Espejo de Tarapacá en la comunidad para contribuir a su desarrollo.

 

“Esto permitió que al ingresar el EIA, el proceso de participación ciudadana formal, sea un proceso serio e informado donde la participación de la comunidad fue, desde un punto de vista técnico, muy activa, constructiva y se diera con tranquilidad y respeto”, concluyó el ejecutivo. RS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Avanzan conversaciones clave entre inversionistas y Valhalla, destinadas a conseguir capital para la construcción del proyecto

<
< >
< >
<