EL MEDIO DIGITAL DE LAS ENERGÍAS SOSTENIBLES

Si Chile es la “Arabia Saudita Solar” esto se confirmará en los próximos años, aunque ya es mundialmente reconocido su liderazgo. Para Bloomberg y BID, el país alcanzó el primer lugar en el desarrollo de energías renovables y, por lo tanto, en la lucha contra el cambio climático de la región, saltando de 952 MW en 2012 a 4.895 MW en 2017, donde la energía solar instalada es de 1.700 MW. El macro objetivo es alcanzar una matriz 100% limpia y renovable al año 2040.

 

 

Reporte Sostenible, 18 de noviembre de 2018

 

A estas alturas, las Energías Renovables no Convencionales, ERNC, llegaron a un 18% de participación en la matriz energética nacional, con lo cual estas tecnologías adelantan su meta y se anticipan de seis a cinco años. Un logro sólo soñado por Al Gore, el ex vicepresidente de Estados Unidos y vocero del mundo en medio ambiente, que situó a Chile como ejemplo en uno de sus documentales.

 

Según un reporte para Chile del Natural Resources Defense Council, NRDC, y la Asociación de Energías Renovables, ACERA, “en cuanto a la creación de empleo permanente, directo e indirecto, se observa que el escenario ERNC crea un total de 7.769 empleos más que el escenario base en el horizonte del tiempo 2013-2028”.

 

A nivel de América Latina, la Organización Internacional del Trabajo, OIT, y la CEPAL, anunciaron que un modelo energético sostenible generaría más de un millón de empleos en 2030. Ambos organismos recuerdan que “la región posee la mayor diversidad biológica del mundo y urge tomar medidas que protejan esa riqueza por medio de la descarbonización del sector energético y de la adaptación de un esquema económico circular. Además de las ventajas medioambientales, un cambio en esa dirección beneficiaría a la población al crear nuevos puestos de trabajo”.

 

De acuerdo a las proyecciones de la Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe, dirigidas por Daniel Titelman y Fabio Bertranou, “una economía circular que promueva la reparación y reciclaje de materiales generaría 4,8 millones de empleos, también para 2030. Los nuevos trabajos en rubros como el reprocesamiento de metales y madera compensarían con creces las pérdidas en la industria extractiva. Pero una transición de esa naturaleza implica desafíos y necesidades que incluyen la capacitación de la mano de obra, así como políticas y marcos jurídicos adecuados para garantizar un empleo decente y justo”.

 

Reporte, Carmen Gloria Solís, DF (ver artículo completo)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un modelo energético sostenible elevaría el empleo a 2030 tanto en Chile como en Latinoamérica

< >
<
< >
<