EL MEDIO DIGITAL DE LAS ENERGÍAS SOSTENIBLES

"Necesitamos alcanzar rápidamente un compromiso país, un acuerdo público-privado de la industria, la academia y los actores sociales para demandar que el próximo gobierno agilice una política pública que acelere nuestro desarrollo científico, tecnológico y de innovaciones asociadas a la energía solar".

 

Reporte Sostenible, 1 de febrero, 2018

 

Hace tiempo que la sustentabilidad (o sostenibilidad) dejó de ser una moda, empujada por algunos hípster o hippies trasnochados que buscaban un mejor planeta para vivir y se instaló como un nuevo paradigma, un nuevo estándar para el desempeño de las personas, empresas, organizaciones y gobiernos, en simple, un nuevo paradigma. Desde que el informe llamado Nuestro Futuro Común (Our Common Future, en inglés) preparado por la doctora y  ex-primera ministra noruega Gro Harlem Brundtland para la ONU en 1987, más conocido como Informe Brundtland,  utilizó por primera vez el término desarrollo sostenible (o desarrollo sustentable), definido como aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las futuras generaciones. Este concepto movilizó cambios muy relevantes en cuanto a la idea de sustentabilidad, principalmente ecológica, pero que también da enfásis al contexto económico y social del desarrollo. La sustentabilidad ya no es una moda, es el nuevo paradigma, es una nueva realidad.

 

El desarrollo de las Energías Renovables No Convencionales y en especial la tecnología Fotovoltaica ha sido fundamental en la instalación de este nuevo paradigma, ha permitido bajar los costos de generación de energía de manera significativa en los últimos años y hoy, es una tecnología disponible para cualquiera que se anime a instalar un kit fotovoltaico en su propio techo, en su propia ventana o incluso, en su propia mochila.

 

Este desarrollo tecnológico ha estado también acompañado de nuevos modelos de negocios como las cooperativas solares, el Net Billing y el Net Metering, pero además se ha desarrollado un conjunto de aplicaciones ingeniosas como las cocinas solares, cargadores solares, paneles bifaciales, paneles translucidos y un conjunto de aplicaciones que nos asegura que en los próximos años viviremos una revolución tecnológica en base a energías limpias, baratas y sustentables, provenientes mayoritariamente del sol.

 

Chile puede y debe subirse a esta revolución, contamos con el desierto de Atacama, la mayor área de radiación solar del planeta, singularidad que nos permite liderar en el espacio de la generación solar fotovoltaica, además contamos con yacimientos de litio y cobalto, minerales necesarios para la fabricación de baterías.

 

Podemos dar un salto al futuro y basar nuestro desarrollo en una industria tecnológica sustentable, amigable con el medio ambiente y generadora de nuevos empleos. Nuestra inteligencia, sumado a las singularidades de nuestro patrimonio natural, nos abre una ventana de oportunidad.

 

Necesitamos alcanzar rápidamente un compromiso país, un acuerdo público-privado de la industria, la academia y los actores sociales para demandar que el próximo gobierno agilice una política pública que acelere nuestro desarrollo científico, tecnológico y de innovaciones asociadas a la energía solar.

 

De no hacerlo nos quedaremos repitiendo la vieja historia de lo que pasó con el salitre.

 

Por Mauricio Rebolledo, Director del Centro de Sustentabilidad U. de Aconcagua

 

La Sustentabilidad, el nuevo paradigma

<
< >
< >
<