EL MEDIO DIGITAL DE LAS ENERGÍAS SOSTENIBLES

La transición energética involucra múltiples ámbitos y sectores, y es tal vez en la generación eléctrica donde más visiblemente hemos visto los avances en el último tiempo.  Este proceso de transición ofrece oportunidades y desafíos relevantes, por lo que es primordial y necesario su correcto diseño.

 

Por: Claudio Seebach, Presidente Ejecutivo Generadoras de Chile

 

Reporte Sostenible, 19 de julio, 2018

 

Como Asociación de Generadoras visualizamos un Chile futuro más eléctrico en base a energía eficiente, renovable, confiable y sustentable. Buscamos inspirar y liderar la transición energética promoviendo políticas públicas y buenas prácticas para una mejor generación y uso de energía eléctrica.

La transición energética involucra múltiples ámbitos, y es tal vez en la generación eléctrica donde más visiblemente hemos visto los avances en el último tiempo. La incorporación y desarrollo masivo de energías renovables, el acuerdo voluntario en materia de centrales a carbón, además de la creciente incorporación de generación distribuida son un aporte decidido a la descarbonización que conlleva esta transición.

Es en otros ámbitos de la transición energética como la descontaminación, digitalización y la eficiencia energética donde tenemos grandes desafíos y oportunidades pendientes de avanzar, y donde la electrificación surge como una palanca relevante de esta transición.

En materia de generación eléctrica, los desafíos emergentes de la transición energética tienen relación con la evolución del marco regulatorio y los efectos sobre la seguridad, la competitividad y la sostenibilidad, ámbitos que deben evolucionar en forma armónica.

 

La transición energética involucra a todos los sectores, y presenta oportunidades y desafíos relevantes que exigen un correcto diseño del proceso. Entre los temas claves está (i) definir los sectores industriales que deben participar, (ii) analizar los distintos escenarios futuros posibles, (iii) desarrollar herramientas objetivas y transparentes, (iv) identificar las políticas necesarias, ya sean nuevas o modificaciones a las vigentes; (v) complementar los actuales mercados, dando las señales de mercado tanto para el corto como el mediano plazo; y (vi) definir un marco de reglas básicas esenciales.

 

El sector generación está profundamente comprometido con la transición energética, y el reciente acuerdo voluntario[1] de cuatro de nuestras empresas socias con el Gobierno es una muestra concreta de ello. Este acuerdo establece que no se invertirá en nuevos desarrollos de centrales a carbón que no cuenten con sistemas de captura y almacenamiento de carbono (CCS por sus siglas en inglés) y conformar un grupo de trabajo para analizar y definir condiciones para el establecimiento de un cronograma de cese programado y gradual de la generación eléctrica a carbón actualmente operando en el Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

El aporte de las centrales a carbón en los últimos 12 meses ha representado en promedio cerca del 40-45% de la generación total en el SEN. El reemplazo de este bloque de energía de base, con generación renovable variable, como es la eólica y solar fotovoltaica, supone importantes desafíos desde varios puntos de vista. El primero de ellos, tiene que ver con la necesidad de hacer nuevas inversiones, porque el mix conformado por centrales solares FV y eólicas tiene factores de planta del orden de 30%, y podría llegar a suponer, en grandes números, adicionar a nuestra matriz de generación por sobre los 16 GW entre eólico y solar fotovoltaico[2]. El segundo factor tiene relación con el esfuerzo en inversión en las instalaciones de transmisión que son necesarias para evacuar esta nueva generación, dada la ubicación geográfica que tendrán los nuevos proyectos. Y tercero, nuestro sistema eléctrico no puede dejar de lado su objetivo central de operación económica, segura y de calidad.

 

Otro ejemplo del esfuerzo y compromiso que ha tomado la industria de la generación tiene relación con las exigentes reglas que aplican sobre este sector en la búsqueda de una producción limpia y sustentable. Entre ellas se encuentran la Ley ERNC, la norma de emisiones de contaminantes locales (DS 13/2011), y el impuesto a las emisiones de contaminantes locales y globales (CO2). Estas reglas que han significado un importante esfuerzo para los distintos actores de este sector, no han mermado la capacidad de respuesta ante la siempre exigente necesidad de contar con un producto de calidad. Es importante considerar que el sector generación es sólo responsable del 35% de las emisiones de CO2, y este porcentaje irá en descenso producto de una matriz de producción cada vez más renovable.

 

Ante el escenario futuro, nuestra industria está frente a una gran oportunidad, la de aprovechar la riqueza y diversidad de recursos renovables, que conlleva nuevos desafíos y requiere el desarrollo y   madurez de nuevas tecnologías limpias que complementen eficientemente la generación variable de las centrales eólicas y solares FV en los niveles de capacidad instalada que se espera para el futuro.

Las exigencias ambientales serán crecientes producto de los compromisos internacionales en materia de cambio climático, y las propias exigencias del desarrollo económico del país y de una sociedad con aspiraciones a un mejor nivel de vida. El sector generación asume estos compromisos de manera entusiasta, seria y responsable, velando por la eficiencia global del sistema para transitar armónicamente hacia una sociedad eléctrica basada en un suministro en base a fuentes renovables.

 

La transición energética chilena en el sector generación ha sido un referente mundial. Para seguir profundizando el impacto y éxito de este proceso, al igual que en todos los otros países del mundo, debemos ampliar la mirada, involucrando a otros actores públicos y privados y así poder continuar liderando de manera exitosa esta transición hacia una sociedad más eléctrica, eficiente, renovable y sustentable.

 

________________________________________

[1] Gobierno y Generadoras anuncian fin de nuevos desarrollos de plantas a carbón, enero 2018.

[2] Un reciente estudio encargado por Generadoras de Chile al consorcio formado por las consultoras PSR de Brasil y Moray de Chile, estimó esos órdenes de magnitud de inversión futuro en generación de ERV solar fotovoltaica y eólica, no incluyendo en el análisis el acuerdo en materia de carbón por ser posterior. Ante este nuevo escenario, esta cifra requeriría ser afinada mediante un estudio más detallado que considere el perfil de generación de la centrales a carbón, eólicas y solares, así como otros factores que permitan optimizar el plan de expansión de generación que resulta en un escenario sin centrales a carbón operando.

 

Claudio Seebah

Presidente Ejecutivo Generadoras de Chile

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desafíos de la generación en la transición energética

<
< >
< >
<