Nos movemos por las Energías

Renovables No Convencionales,

la Eficiencia Energética, la Sostenibilidad Corporativa,

el Medioambiente y las Comunidades

Reporte Sostenible: ERNC, Noticias Eficiencia Energética

El incremento considera pasar de 17.000 unidades mensuales de adoquines ecológicos  fabricados actualmente, a 300.000 unidades mensuales de este tipo de productos para la construcción, cuya materia prima son las cenizas eliminadas por centrales térmicas de la Segunda Región. La proyección implicará además, aumentar el consumo promedio de estos desechos a 600 toneladas mensuales.  

 

Reporte Sostenible, 1/5/2017

 

Una explosión cuantitativa está experimentando la compañía antofagastina Bejos Ingeniería, otrora conocida por la ingeniosa idea de procesar cenizas provenientes de la combustión que realizan las empresas termoeléctricas, y convertirlas en adoquines ecológicos para la construcción.

 

Según las primeras estimaciones, de las 17.000 unidades mensuales de adoquines y ladrillos que se fabrican en la actualidad, pasarán a 300.000 unidades de este producto al mes, a los que se sumarán pastelones hexagonales y palmetas cuadradas que abrirán el mercado a valores competitivos.

 

En opinión del gerente técnico de la compañía y gestor de la iniciativa, Mauricio Svriz, “Este producto busca satisfacer dos necesidades en el mercado: la de las centrales térmicas, en cuanto a reutilizar las cenizas o reducir el costo de disposición; y la elaboración de materiales de construcción de bajo costo que cumplan con requerimientos LEED (sistema de certificación estadounidense de edificaciones sostenibles) de calidad adecuada”.

 

Las cifras proporcionadas por Svriz ratifican el éxito que esta idea tuvo desde un principio, hace 5 años, con el objetivo de buscar una solución para la gran cantidad de cenizas que generaban las termoeléctricas: “Estudié posibles aplicaciones de cenizas en mis tiempos libres. Mi mayor complicación era determinar qué hacer con ellas, ya que el principal problema era su volumen. Entonces decidí que laúnica solución factible era elaborar materiales de construcción, y para ello postulé a un proyecto Corfo en el 2011.  Una vez adjudicado conversé con Engie (entonces E-CL) para que participaran del proyecto. Ellos confiaron ennosotros ydecidieron apostar a su desarrollo”.

 

La escala comercial e industrial que ha conseguido este proyecto se ha empinado a tal nivel que hoy han dado luz a una nueva empresa, “ReUse”, cuyo objetivo será canalizar este crecimiento, consolidarlo con los nuevos productos y expandir el mercado.  Paralelamente, para alcanzar la producción estimada debieron diseñar una nueva planta que mandaron a fabricar a India, la que se encontrará en pleno proceso productivo durante junio de este año.  

 

La materialización del proyecto ha traído consigo un aporte medioambiental en constante crecimiento,  puesto que, de las actuales 30 toneladas de cenizas que procesan al mes, pasarán a utilizar 600 toneladas, es decir, un incremento del 2 mil por ciento. Pese a ello, si se consideran  las 27.000 mil toneladas de este desecho que mensualmente genera una termoeléctrica, la brecha que aún falta por crecer es amplia, desafío que no aminora las expectativas de este ingeniero de 44 años: “Nos sentimos satisfechos del aporte que estamos haciendo al medio ambiente, y esperamos desarrollar nuevas iniciativas con la ceniza". RS

Con nueva y moderna planta, Bejos elevará en casi un 2 mil por ciento su producción de materiales ecológicos fabricados con cenizas

de

termoeléctricas

El proceso

Tanto la actual planta de Bejos, así como la nueva, se ubican en la ciudad de Mejillones.

La nueva planta funcionará a base de equipos de mezclado y compresión. Contará con 2 mezcladores para realizar las mezclas pertinentes de las materias primas, así como con canales de agua para la hidratación.  

Las correas transportadoras permitirán el fácil traslado de las mezclas a los equipos de pesaje y luego a los de compresión para la correcta elaboración de los productos.

 

De cenizas a ladrillos

La ceniza es transportada desde las termoeléctricas hasta los centros de acopio de la planta, donde se toma una muestra de ésta para saber su composición y de qué forma tratarla. Luego, junto a otras materias primas, son pesadas para la correcta distribución de la mezcla hacia los mezcladores. Posteriormente vuelve a pesarse y, por último, será depositada en los equipos de compresión, donde se llevará a cabo la elaboración del producto.