EL MEDIO DIGITAL DE LAS ENERGÍAS SOSTENIBLES

Se trata del proyecto “Corredor Solar de la Cuenca del Salado”, iniciativa enmarcada en el programa estatal Bienes Públicos Estratégicos de Alto Impacto, cuyo objetivo es establecer un modelo de ciudad en el cual la energía solar beneficie a sus ciudadanos y al entorno productivo local, considerando para ello aspectos sociales, de economía local y técnicos relacionados con la generación energética y las soluciones tecnológicas que permitan aumentar la penetración de energía solar en las redes de distribución.  

 

Reporte Sostenible, 19 de junio de 2018

 

Con el propósito de diseñar un modelo de “ciudad solar” que sea replicable en otras zonas del país que posean un alto potencial de este recurso sostenible, el Centro de Investigación Fraunhofer Chile Research Center for Solar Energy Technologies (FCR-CSET), junto al Centro de Energía de la Universidad de Chile, la Facultad de Ingeniería y el grupo de Planes y Proyectos UC de la Pontificia Universidad Católica de Chile,  han realizado una serie de estudios orientados a establecer un modelo de ciudad en el cual la energía solar beneficie a sus ciudadanos y al entorno productivo local, y en el que se consideraron aspectos socioeconómicos y técnicos relacionados con la generación energética y las soluciones tecnológicas que permitan aumentar la penetración de este tipo de energía  en las redes de distribución.

 

Dichos estudios están bajo el alero del  proyecto “Corredor Solar de la Cuenca del Salado”, ubicado en la comuna de Diego de Almagro, Región de Atacama, que contempla la ejecución de dos pilotos enfocados en la utilización de energía solar aplicada de manera sostenible.

 

El primero de ellos se denominó “Refugio Solar”, que consiste en el desarrollo de una red de almacenamiento energético en base a baterías, instalado en la Escuela Aliro Lamas de la ciudad de Diego de Almagro, cuyo objetivo es transformar al recinto educacional en un centro de reunión de emergencias en caso de desastres naturales.

 

Según explica Fernando Mancilla, Ingeniero de Proyectos de Fraunhofer, las primeras pruebas de conexión y funcionamiento fueron exitosas, por lo que el sistema ya está habilitado para trabajar.  “Este piloto contempla la instalación de un sistema de respaldo energético, el cual servirá para almacenar el exceso de energía producido por el techo solar público que tiene la escuela, de tal forma que en el futuro exista autonomía en el abastecimiento en caso de ser necesario”, explica el ingeniero.

 

El sistema actúa como respaldo en base a inversores cargadores y un banco de baterías de 30kWh, con lo que se alimenta un circuito Hidropack y de emergencia.  Con ello, la ciudad podrá mantener un centro energizado ante eventuales fenómenos naturales como terremotos o aludes, los que otrora dejaron aislados comunicacionalmente a sus habitantes.

 

El segundo piloto promovido por estas instituciones se denomina “Poste Resiliente”, que consiste en instalar sistemas de generación a muy pequeña escala, de alcance residencial, y ver cómo éstos se comportan en la red eléctrica de distribución.

 

Según se explica en la propuesta, el piloto consideraría sistemas de autoconsumo en 4 viviendas que pueden tener un alcance residencial o comercial, dotados de paneles fotovoltaicos de aproximadamente 1 kWp, un inversor híbrido y almacenamiento de 1,5 kWh, para cada una de las viviendas.

 

Actualmente este segundo piloto está en etapa de estudios  y se está formalizando el apoyo de la empresa distribuidora CGE.

 

La ejecución de este proyecto está a cargo del Centro de Investigación Fraunhofer Chile Research Center for Solar Energy Technologies, en conjunto con el centro de energía de la Universidad de Chile, grupo de Planes y Proyectos UC y la Facultad de Ingeniería de la Pontificia Universidad Católica de Chile; a las que se suman como mandantes El Ministerio de Energía y ACESOL AG.

 

Sobre los aspectos económicos que conlleva el desarrollo de este proyecto, Mancilla explica que éste requirió un financiamiento de dos partes: “Por un lado el Gobierno de Chile aporta 450 mil dólares, financiamiento proveniente de CORFO y del Fondo de Inversiones Estratégicas del Ministerio de Economía (FIE), lo que equivale aproximadamente unos 300 millones de pesos; y por otra parte, es cofinanciada por los propios ejecutores del proyecto, lo que añade otros 100 mil dólares a la fase de preinversión que están contemplados hasta el final de este año.

 

El proyecto completo tiene una duración de 24 meses y su culminación está proyectada para fines de este año.

 

Reporte Sostenible

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comienza a tomar forma la idea de una “ciudad solar” para Diego de Almagro: piloto fue implementado exitosamente  

< >
<
<
< >