EL MEDIO DIGITAL DE LAS ENERGÍAS SOSTENIBLES

El potencial existente de energía geotérmica sin explotar en Latinoamérica es de aproximadamente 69 GW, y parte importante de esta capacidad está alojada en Chile, por lo cual, el BID, a través del Programa de Mitigación de Riesgo Geotermal (MiRiG), posee un  capital disponible  de US$43 millones con el que, en conjunto con iniciativas del Estado, pretende incentivar el desarrollo de esta industria. El programa financió la primera etapa de Cerro Pabellón, por lo que el BID cree que el MiRiG, con algunos ajustes, podría atraer a mas desarrolladores geotérmicos.  

 

Reporte Sostenible, 11 de octubre de 2018

 

En Latinoamérica existen aproximadamente entre 50 y 70 GW de potencial geotérmico bruto, de los cuales se está explotando solo 1 GW, es decir, existirían del orden de 69 GW que aún no se han tocado, los que podrían llegar a generar un impacto en el desarrollo energético del continente, así como también, en el dinamismo de la actividad económica de esta industria.

 

Las declaraciones las formuló el especialista y líder en energía del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, Christiaan Gischler, en el marco del seminario “Chile: Liderazgo Transformador de la Sustentabilidad Energética”, realizado el jueves pasado con el apoyo del Ministerio de Energía y el BID.

 

Gischler agregó que las condiciones geográficas de Chile, auspiciadas por la permanente actividad volcánica presente a lo largo del país, han llevado al BID a considerar la reformulación del Programa de Mitigación de Riesgo Geotermal, MiRiG, por un instrumento financiero que considera un capital de US$43 millones destinado a impulsar la explotación de este recurso en el país.  

 

“Hablamos de fondos disponibles de por lo menos 43 millones de dólares. Tenemos que diseñar el mecanismo (de otorgamiento) de tal manera que, en vez  que la primera empresa que se acerque al programa MiRiG sea la favorecida, más bien sean los mejores proyectos, elegidos a través de un concurso de proyectos, los que sean beneficiados. De esta manera tendremos un proceso más competitivo, con criterios más claros”, explicó.

 

“Podríamos realizar dos procesos en paralelo, una licitación de perforadores, y así elegir aquellos que brinden el metro perforado más barato y, por otro lado, un concurso de proyectos geotérmicos, donde se elijen los mejores proyectos. Finalmente, se le entregaría el servicio de perforación a aquellos mejores proyectos. As su vez, los desarrolladores de los proyectos seleccionados deberían repagar el costo del pozo en caso que sea exitoso y, en caso que no lo sea, el programa MiRiG reformado absorba dicho costo”, agregó Gischler.

 

El ejecutivo aclaró que, si bien el país tiene un alto estándar de cumplimiento ambiental y social, para exploración geotérmica sólo se requiere una declaración de impacto ambiental, considerando que los impactos de perforación pueden ser significativos. Es por ello que Gischler propone que, para poder acceder a los recursos del MiRiG reformulado, se debería utilizar IFC perfomance standards (International Finance Corporation), para mitigar mejor los impactos al medioambiente y a las comunidades, los que exigen el estándar más alto a nivel ambiental, más, incluso, que la normativa chilena y la del BID.

 

En cuanto al actual MiRiG, el especialista explicó que pretenden reformarlo y hacerlo más interesante para las empresas: “Lo que estamos planeando es tomar ese mecanismo y, ojalá, en los próximos meses llevarlo a un mecanismo mucho más atractivo al sector privado, digamos un ‘MiRiG 2.0’, donde el mecanismo de ejecución sea más claro y competitivo, de modo que no sea la primera empresa la  que se beneficie, sino la que proponga el mejor proyecto geotérmico; donde podamos hacer, por ejemplo, una subasta inversa para los perforadores y mostrarles los fondos disponibles y, a cambio, nos den el mejor precio por metro perforado, con lo que generamos economías de escala, desarrollando pozos más baratos que a la larga convierten al proyecto total más barato y, por ende, hace que la tarifa eléctrica sea más baja. Entonces, en vez de que cada uno contrate su propia sonda de perforación, elegimos a uno o dos perforadores y otorgamos un servicio de perforación a los  mejores proyectos  seleccionados y con eso bajamos costos, y al bajar costos hacemos que todo el proyecto sea más competitivo”.

 

En el mismo sentido, el presidente del Consejo Geotérmico de Chile, Jerónimo Carcelén, confirmó el interés manifestado por el BID en la región y, en particular, con las iniciativas que se están llevando a cabo en el país, así como también el apoyo que han recibido por parte del ministerio de Energía, al que observa muy comprometido con el desarrollo de la geotermia en Chile.  

 

“Diría que hay un punto de partida muy importante en este contexto, ya que durante el trabajo de la mesa de geotermia que ocurrió durante el año 2017, confluyeron las visiones del gobierno, de la autoridad, del regulador, de las empresas y de la academia. Nosotros, como asociación, valoramos muchísimo la academia porque ahí es donde se están pensando las nuevas fronteras y la geotermia es una tecnología que además de sus atributos y todos los beneficios evidentes que muestra, también nos acerca al futuro, a esta modernización de la matriz energética que nos está planteando el gobierno en la Ruta Energética. Creemos que estamos muy alineados a eso y nuestros socios están muy contentos, están interesados en Chile, quieren seguir invirtiendo, estamos seguros que en los próximos años debiéramos ver nuevos proyectos, además del éxito que ha sido Cerro Pabellón, como la primera planta generadora en Chile y en Sudamérica”, explicó el dirigente gremial.

 

Por su parte, la ministra de Energía, Susana Jiménez, destacó el impulso que el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera quiere dar a las energías renovables, a la vez que analizó las oportunidades que tiene la geotermia para incorporarse con mayor fuerza en la matriz energética nacional, con proyectos de gran escala y de baja entalpía para la calefacción distrital en las ciudades.

 

“Queremos reafirmar nuestra plena confianza en el aporte de la geotermia, pues tenemos la convicción de que esta tecnología tiene todas las potencialidades para aumentar su participación en la matriz, tanto en generación eléctrica como en usos directos en los sectores residenciales y productivos”, destacó la ministra Susana Jiménez.

 

La autoridad señaló que el Ministerio de Energía está ejecutando -en conjunto con el Banco Mundial y el Banco Interamericano del Desarrollo (BID)-, una asistencia técnica y un fondo de garantía para la postulación de riesgos exploratorios de la geotermia, que apunta a la remoción de las barreras tecnológicas, normativas y de mercado, con el fin de gatillar en Chile el desarrollo a gran escala de la geotermia, sea ésta de alta o de baja entalpía.  |  RS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BID: Disponibles US$43 millones para desarrollar proyectos geotérmicos en el país

< >
<
< >
<